Un hombre abatido frente a una comisaría

Por RFI –
La policía mató a un individuo en París, que intentaba entrar en un local de la policía “armado con un cuchillo y un dispositivo que podía ser un cinturón explosivo”, al grito de “Alá Akbar, Alá es grande”, reportó el ministerio del interior.
PARIS_6
El hecho se produjo el día aniversario del ataque contra el semanario satírico Charlie Hebdo. Tuvo lugar en el barrio de la Goutte d’or, La Gota de Oro, en el norte de París, un distrito popular donde residen personas de diversos orígenes geográficos, con una fuerte presencia magrebina.

El portavoz del Ministerio del Interior, Pierre-Henry Brandet, explicó que “un hombre intentó el jueves en la mañana agredir a un policía en la entrada de la comisaría, antes de ser alcanzado por una respuesta de tiros de los agentes… los expertos en desactivar minas se encuentran en el lugar y trabajan para garantizar la seguridad”. El ministro del interior, Bernard Cazeneuve, fue de inmediato a la comisaría.

Sin embargo, según varias fuentes, el cinturón de explosivos podría ser falso.

Los agentes ordenaron a los viandantes que se refugiaran en las tiendas vecinas, que bajaron sus rejas de hierro. Al mismo tiempo, se impidió la salida de los niños de una escuela maternal vecina, que debieron permanecer en el interior del plantel a puertas cerradas.

El tráfico se interrumpió en el bulevar cercano a la Comisaría para abrir paso a varias ambulancias y vehículos policiales.

Este atentado se produjo poco después de que el jefe del estado, François Hollande, presidiera una ceremonia de año nuevo en la Prefectura de Policía central de París, acto en el que afirmó que el “terrorismo sigue haciendo pesar en nuestro país una amenaza temible”.

En esta ocasión Hollande estimó también que toda agresión a un policía, un gendarme o un bombero no es solo un delito sino un “ataque a la República”.

Ya ha habido precedentes de este tipo de gestos: en diciembre de 2014, un sujeto de 20 años convertido al islam entró en la comisaría de Joué-les-Tours, en el centro del país, e hirió con un cuchillo a tres policías. Los agentes agredidos se defendieron y el individuo sucumbió a sus tiros.