Los Senadores Gillibrand, Warren unidos con el representante del estado de Massachusetts Carlos Gonzalez residente de Boston Y Puerto Rico empujan por acción para Poner a Puerto Rico en el Camino a la Recuperación Económica

Junto al Ganador del Premio Grammy Lin-Manuel Miranda, Exigen al Congreso Actuar Ahora

Washington, D.C. – Los Senadores estadounidenses Kirsten Gillibrand (D-N.Y) y
Elizabeth Warren junto al Rep. Carlos Gonzalez y Jonathan Zamora residente de
Massachusetts quien se mudo desde Ponce Puerto Rico a Boston siete meses atrás, para
afrontar la crisis humanitaria y económica en Puerto Rico. Tambien unidos para este
lanzamiento fue el Senador Charles E. Schumer (D-N-Y), Steny Hoyer (D-Md), Nydia M.
Velázquez (D-N.Y), la Portavoz del Consejo de la Ciudad de Nueva York, Melissa
Mark-Viverito y ganador del Premio Grammy Lin-Manuel Miranda del show de Broadway
Hamilton, y Presidente de la Federacion Hispana Jose Calderon.

Como parta de nuestro empuje a la acción las Senadoras Gillibrand y Warren
introdujeron una nueva legislación que le daría a Puerto Rico la habilidad de poder
presentar protección por bancarrota y reestructurar sus deudas de una manera
transparente y organizada. Este lunes pasado la Senadora Warren unida con el Senador
Menendez y otros de sus colegas del senado introdujeron un paquete de estabilidad y
recuperación para Puerto Rico.

«Puerto Rico está en un terrible agujero, y si el Congreso no actúa, los acreedores
de Wall Street van a desmenuzar lo que queda de la economía», dijo la Senadora
Warren (D-Mass). «Las familias puertorriqueñas han tenido que asumir el costo de
esta larga crisis — ahora es tiempo de que Washington haga su parte para ayudar a
millones de ciudadanos americanos que están atrapados en esta catástrofe económica».

«El Congreso debe actuar ahora para ayudar a nuestros hermanos ciudadanos en Puerto
Rico», dijo la Senadora Gillibrand (D-N.Y.). «Si el Congreso falla en actuar
rápidamente, la crisis económica y humanitaria en Puerto Rico se agravará más y
reestructurarla será aún más costosa. Tenemos una oportunidad ahora para poder
ayudar al Estado a combatir la crisis de una manera transparente, y con un proceso
ordenado para reestructurar sus deudas. Insto a todos mis colegas a actuar con
sentido de urgencia para que esta legislación sea aprobado y podamos ayudar a Puerto
Rico a ponerse en el camino de la recuperación.»

» La Senadora Warren es nuestra Estrella Salsera quien batalla por una resolucion
economica para Puerto Rico», dijo el representante del estado de Massachusetts
Carlos Gonzalez vemos a muchos desde Puerto Rico mudandose a Springfield y Western
MA acabo a la crisis economica. La Senator Warren otravez esta parandose contra los
systemas financieros teniendo en cuenta los ciudadanos estadounidenses de Puerto
Rico . »

«La situación que la crisis económica en Puerto Rico ha creado es inhabitable», dijo
Jonathan Zamora, quien se mudó de las afueras de Ponce hace siete meses a Boston
para encontrar trabajo y quien ahora trabaja limpiando aviones en el aeropuerto
Logan. «De mis 14 hermanos y hermanas, solo uno tiene un trabajo estable ahora, y mi
padre sigue buscando trabajo, a pesar de haberle dado un ataque de corazón y un
derrame cerebral el año pasado. Tuve que mandar dinero de lo poco que gane para
ayudar a mis padres. La gente como nosotros, no hicimos nada para crear esta
situación, pero la carga de la economía recae sobre nosotros».

«Los puertorriqueños son miembros de la familia americana», dijo el Senador de
Estados Unidos Charles Schumer (D-N.Y.) «Y cuando alguien en tu familia tiene alguna
dificultad — tú lo ayuda. Puerto Rico merece las herramientas de bancarrota para
poder salir de su deuda — herramientas que no le costará a los contribuyentes ni un
centavo. Y debemos terminar el injusto reembolso de salud que ha estafado a nuestros
conciudadanos por tanto tiempo. El congreso debe decir ‘ya basta’ y darle a los
miembros de nuestra familia lo que ellos merecen».

«Mientras el fuego fiscal de Puerto Rico continúa difundiéndose, la inacción está
solo echándole más leña al fuego», dijo el Senador Blumenthal (D-Conn.). «La
legislación que introducimos hoy afronta directamente esta crisis con autoridad
reestructurante crítica, supervisión reflexiva, y más igualdad de trato en virtud de
un acuerdo fiscal y programas de salud. Con 3,5 millones de americanos que están
enfrentando daños inmensos e irreparables, una crisis fiscal y humanitaria es
eminente. El congreso todavía puede — y debe — tomar acción inmediata».

«Quiero darle las gracias al Senador Gillibrand y a mis colegas por continuar
señalando las necesidades del Congreso de actuar rápidamente para ayudar a Puerto
Rico y enfrentar su crisis de deuda», expresó el representante y jefe de disciplina
de los demócratas de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer (D-Md). «El tiempo se
está acabando y antes del primero de mayo, cuando Puerto Rico debe hacer su próximo
pago de bono, el Congreso no actúa, Puerto Rico pronto estará incapacitado de
funcionar su gobierno. No debemos permitir que los 3,5 millones de americanos que
viven en Puerto Rico sufran las consecuencias de la vida real de tener menos
escuelas, reducirles el acceso a los sistemas de salud, y grandes cortes en
servicios sociales esenciales por la falta de acción o la tardanza en actuar por
parte del Congreso. Insto a los republicanos a trabajar con nosotros para poder
establecer una legislación que le permita a Puerto Rico, con las mismas habilidades
que otras jurisdicciones lo han hecho para reestructurar su deuda y comenzar a
moverse, dejar atrás la crisis».

La Representante Nydia M. Velázquez (D-N.Y.) dijo, «todos nosotros debemos hablar
con una voz colectiva para demandar acción sobre la crisis humanitaria y financiera
de Puerto Rico. Aunque se están debatiendo diferentes opciones, lo más importante es
el crecimiento del consenso de que el Congreso debe actuar ahora con una solución
que vaya a la raíz del problema».

La portavoz del Consejo de la Ciudad de Nueva York, Melissa Mark-Viverito dijo, «les
damos las gracias a los Senadores Gillibrand y Warren por introducir esta
legislación fundamental que le daría a Puerto Rico una oportunidad justa para
reestructurar su deuda y poder continuar seguir hacia adelante. Esta necesitada
legislación ayudará a Puerto Rico a enfrentar esta creciente crisis fiscal y
humanitaria. El Congreso no puede negar el impacto que esta crisis está teniendo,
tanto en la isla como en los Estados Unidos. Tenemos una crisis humanitaria enorme
que está amenazando la supervivencia de millones. No se puede ignorar. El Congreso
debe actuar ahora para que Puerto Rico tenga todas las herramientas a su disposición
para prosperar de nuevo».

«Cuando era niño fui bendecido con pasar los veranos en Puerto Rico», dijo
Lin-Manuel Miranda. «Esos veranos me formaron y me hicieron el hombre que soy hoy.
Con orgullo ondeo la bandera puertorriqueña, pero ahora que mi isla está sufriendo y
desapareciendo ante nosotros, todos debemos hacer más que solo ondear la bandera.
Hoy estoy aquí para hacer mi parte y darme la oportunidad de instar al Congreso a
que juntos detengan una crisis humanitaria creada por el hombre, que es urgente y
que empeora día a día».

«Damos gracias al Senador Gillibrand y sus colegas del Senado por su liderazgo en su
lucha en contra de la crisis económica y humanitaria que está afectando a Puerto
Rico», declaró el presidente José Calderón de la Federación Hispana. «Lo que está
claro es que Puerto Rico está en el medio de un colapso económico que requiere
acción federal inmediata dándole al estado poderes de reestructuración de su deuda,
paridad en el sistema de salud y el crédito fiscal necesario. El tiempo para que el
Congreso actúe es ahora.»

«Necesitamos desesperadamente que nuestros líderes gubernamentales y financieros
aborden esta crisis que ha perjudicado a muchas de las familias de los 280.000
puertorriqueños de Massachusetts», dijo Otoniel Figueroa-Durán, director de la
división comercial de SEIU 32BJ, Distrito 615. «La Alianza por Puerto Rico le
agradece a las senadoras Warren, Gillibrand y otros partidarios por encabezar estos
esfuerzos fundamentales».

El Gobernador de Puerto Rico declaró recientemente que la isla debe $72 billones a
acreedores, y no tiene la habilidad de poder hacer los pagos que se acercan, además
de estar funcionando con sólo algunos servicios gubernamentales básicos, como la
policía y las unidades de primeros auxilios. Puerto Rico es un territorio de los
Estados Unidos que es ocupado por 3,5 millones de ciudadanos americanos quienes
están viviendo graves dificultades económicas – a pesar de no haber sido culpa
directa de ellos – debido a las malas prácticas presupuestarias y equivocadas
políticas del Congreso, incluyendo la prevención del Estado de presentar protección
por bancarrota mientras simultáneamente eliminaban los incentivos a los negocios
para invertir en la isla.
Puerto Rico está tomando medidas drásticas para enfrentar esta crisis financiera,
incluyendo el cierre de mas de 150 escuelas públicas, el cierre de hospitales, el
incremento en la edad de retiro, retraso en el desembolso de impuestos, y recorte de
gastos. A pesar de esto, el Estado gasta $1 de cada $3 al pagar deudas. Como
resultado de la creciente crisis económica, mas de 800.000 puertorriqueños se están
yendo de la isla cada año hacia la parte continental de Estados Unidos.

La legislación de la Senadora Gillibrand abordaría el problema de la deuda a largo
plazo y pondría a Puerto Rico en el camino a la recuperación económica al darle la
habilidad de buscar la protección de bancarrota, permitiéndole a la isla
reestructurar su deuda de una manera transparente, con un proceso ordenado y con una
supervisión fiscal fuerte e independiente. Si el Congreso no actúa ahora para pasar
esta legislación y le otorga la protección de bancarrota, Puerto Rico continuará
quedando mal con sus deudas, y empeorando la crisis humanitaria y económica, y
poniendo aún en mayor riesgo el bienestar de estos ciudadanos americanos, dejándoles
el problema a los contribuyentes americanos para resolver esta crisis.

La situación en Puerto Rico es terrible y está empeorando. El 57% de los niños de
Puerto Rico viven en pobreza y los servicios esenciales del Estado están en peligro.
Por ejemplo:

* Más de 150 escuelas han cerrado y los guardias de seguridad no han recibido su
salario en meses.

* El único hospital de niños de Puerto Rico no tiene exploración CT y
resonancias magnéticas, y tiene 70 puestos de enfermeros disponibles.

* Los suplidores de gasolina para las ambulancias, patrullas de policías y
camiones de bomberos están a punto de cortar el suministro de combustible.

* Las ciudades han estado sin agua por días debido a facturas no pagadas.