La violación de una niña aviva el debate sobre el aborto en EEUU

La pequeña, de 9 años de edad en el momento de la agresión, tuvo que viajar al estado de Indiana para recibir asistencia para el aborto pues el suyo, Ohio, acaba de restringir severamente esta práctica, incluso en casos como este.

El caso de un hombre de Ohio que fue acusado de violar a una niña de 10 años quien tuvo que viajar a otro estado, Indiana, para abortar ha encendido el debate, pocas semanas después de que la Corte Suprema en Estados Unidos emitiera un fallo que en la práctica restringe el derecho al aborto al revocar el fallo de Roe Vs Wade que protegía esta práctica a nivel federal desde hace décadas.

La siguiente relación de hechos explica lo sucedido:

Los informes judiciales indican que la niña tuvo que viajar a Indianápolis desde Ohio para someterse a un aborto. El sospechoso, de 27 años de edad, fue detenido y la policía dijo que supieron del caso porque la madre de la menor avisó Servicios Infantiles del Condado de Franklin, en ese estado, el 22 de junio pasado.

La visita de la menor a la clínica asistencial abortiva ocurre justo cuando hace una semana el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, promulgó un decreto que ampara a los médicos y dueños de centros sanitarios ante las duras leyes que han adoptado en las últimas semanas algunos estados muy conservadores.

La niña finalmente pudo abortar en Indianápolis el pasado 30 de junio.

El diario The Indianapolis Star citó a la doctora Caitlin Bernard, quien dijo que tuvo que practicarle el procedimiento porque la menor se veía imposibilitada de hacerlo en Ohio debido a la prohibición recién impuesta en ese estado bajo la prerrogativa conocida como «primer latido», que viene a prohibir la interrupción del embarazo en torno a las seis semanas, cuando aún muchas mujeres desconocen su estado.

Un detective se presentó a testificar el miércoles en una comparecencia inicial ante el tribunal que procesa al posible violador en Columbus (Ohio) y aseguró que se estaba analizando el ADN de la clínica en Indianápolis para confirmar la paternidad.

El hombre, contra el que ya se han presentado cargos, aún no se ha declarado culpable.

La polémica escaló más tras las declaraciones del fiscal general republicano de Ohio, Dave Yost, quien puso en duda la veracidad del caso el lunes al asegurar en Fox News que no había escuchado nada de las fuerzas del orden en ese estado sobre arresto alguno al respecto.

“Esta jovencita, si existe y si le sucedió algo horrible -me rompe el corazón pensar en eso- no habría tenido que salir de Ohio para encontrar tratamiento”, dijo. Pero dos días después en un comunicado el fiscal Yost dijo que la Oficina de Investigación Criminal del estado está lista para ayudar a procesar el caso, sin que mencionara sus sugerencias anteriores sobre la autenticidad del caso.

El gobernador de Ohio, Mike DeWine, un republicano, dijo que el crimen es una tragedia. “Ha dicho que si la evidencia lo respalda, el violador debería pasar el resto de su vida en prisión”, informó el portavoz de DeWine, Dan Tierney.

En 2019, la Unión Estadounidense de Libertades Civiles de Indiana (ACLU) presentó una demanda en nombre de Bernard, el médico del caso de la niña de 10 años, desafiando una ley aprobada por la Legislatura dominada por los republicanos de Indiana que prohibía en gran medida un procedimiento de aborto en el segundo trimestre de gestación, que la legislación denomina «aborto por desmembramiento».

La ley entró en vigor por primera vez la semana pasada después de que un juez federal levantara una orden judicial que la bloqueaba, tras la decisión de la Corte Suprema de anular Roe Vs Wade.

Latino Public Radio