El Banco Central de EE. UU. Señala un posible aumento de la tasa de interés en marzo

Ken Bredemeier

WASHINGTON— El banco central de EE. UU. señaló el miércoles que planeaba comenzar a elevar su tasa de interés de referencia a partir de marzo y frenar su apoyo financiero directo a la economía estadounidense afectada por la pandemia.

La Reserva Federal ha mantenido su tasa de interés clave cerca del 0% desde que el coronavirus arrasó los Estados Unidos en marzo de 2020, lo que ayudó a impulsar un crecimiento económico más rápido de lo esperado y redujo el desempleo.

En diciembre, sin embargo, los precios al consumidor aumentaron un 7% año tras año, el mayor aumento de este tipo en cuatro décadas.

Los formuladores de políticas de la Fed, después de una reunión de dos días en Washington, no dijeron qué tan grande podría ser el aumento de la tasa de interés, pero los analistas financieros supusieron que podría ser un cuarto de punto porcentual, con quizás tres aumentos más a lo largo de 2022.

Es casi seguro que el aumento de la tasa de interés de la Reserva Federal afectaría a la economía estadounidense, la más grande del mundo. Con el tiempo, obligaría a los consumidores a pagar costos de endeudamiento más altos para compras tan costosas como casas y automóviles, mientras que las empresas pagarían más para financiar maquinaria y bienes para sus operaciones.

La Fed ya había estado desacelerando un programa de compra de bonos que estaba usando para impulsar la economía. Optó por dejar ese programa en su lugar pero terminarlo en marzo como estaba previsto. Los formuladores de políticas señalaron que podrían comenzar a recortar su balance de deuda respaldada por el gobierno poco después de que comiencen a aumentar las tasas de interés, otra acción que reduciría su apoyo directo a la economía.

El objetivo de la Fed al aumentar su tasa de referencia es frenar la demanda de los consumidores y, en consecuencia, reducir la inflación, que ha reducido los presupuestos domésticos de millones de familias estadounidenses, especialmente debido a los precios más altos de los alimentos y los costos más altos de la gasolina en las estaciones de servicio.

Las políticas de la Fed durante la pandemia de casi dos años en los EE. UU. ayudaron a reducir la tasa de desempleo al 3,9 % en diciembre, no muy por encima del mínimo de cinco décadas del 3,5 % registrado antes de que el coronavirus arrasara el país. En su punto máximo, en abril de 2020, la tasa de desempleo fue del 14,7%.

Pero la perspectiva de tasas de interés más altas en 2022, aunque se pronosticó durante meses, ha asustado a los inversores durante todo enero, con un amplio índice bursátil de EE. UU., el S&P 500, cayendo alrededor de un 8% desde un máximo histórico a principios de mes.

En la hora posterior al anuncio de la Fed, los tres principales índices bursátiles de EE. UU. cayeron marginalmente.

Latino Public Radio