Uno de cada tres adultos estadounidenses ha experimentado una señal de advertencia de ataque o derrame cerebral, según la American Stroke Association

DALLAS, primero de mayo del 2017 – Alrededor de uno de cada tres adultos
estadounidenses experimentó un síntoma consistente con una advertencia o un "mini"
ataque o derrame cerebral, pero casi ninguno – solo el 3 por ciento - tomó la acción
recomendada, de acuerdo a una nueva encuesta de la American Heart
Association/American Stroke Association (AHA/ASA).

El treinta y cinco por ciento de los encuestados reportaron haber experimentado al
menos una señal de advertencia de ataque o derrame cerebral, llamado ataque
isquémico transitorio o TIA. Aquellos que lo hicieron tenían más probabilidades de
esperar, descansar o tomar medicamentos antes de llamar al 911, dijo la AHA/ASA, la
principal organización voluntaria de salud del país dedicada a combatir las
enfermedades cardiovasculares y los ataques o derrames cerebrales, también conocido
como una embolia.

La encuesta se realizó como parte de la campaña de señales de advertencia Together
to End Stroke ™ de la American Stroke Association patrocinada por Medtronic. Los
participantes incluyeron 2.040 adultos de todo el país.

La diferencia entre un TIA y un ataque o derrame cerebral es que el bloqueo es
transitorio o temporal. Un TIA tiene los mismos síntomas, pero suele durar unos
minutos y hasta 24 horas. La American Stroke Association recomienda llamar
inmediatamente a ayuda de emergencia, aun si los síntomas desaparecen.

"Ignorar cualquier señal de un derrame cerebral podría ser un error mortal," dijo
Mitch Elkind, MD, presidente de la American Stroke Association. "Solamente un
diagnóstico médico formal con la proyección de imagen del cerebro puede determinar
si usted está teniendo un TIA o un ataque o derrame cerebral. Si usted o alguien que
usted conoce experimenta una señal de advertencia que sucede repentinamente – aun si
los síntomas desaparecen - llame al 911 enseguida para mejorar la probabilidad de
recibir un diagnóstico correcto, tratamiento y recuperación."

Si un diagnóstico muestra un bloqueo del flujo sanguíneo al cerebro causado por un
coágulo - un ataque o derrame isquémico, el tipo más común - el paciente puede ser
elegible para recibir un tratamiento médico para disolver el coágulo y, en algunos
casos, un dispositivo médico llamado “stent retriever” para remover el coágulo y
reducir la discapacidad a largo plazo.

Si el diagnóstico es un TIA o un ataque o derrame cerebral, el paciente tendrá que
comprender plenamente sus factores de riesgo y colaborar con su médico en un plan
individual de prevención secundaria. Estos planes pueden incluir cambios en el
estilo de vida, medicamentos para controlar los factores de riesgo conocidos y la
adición de un medicamento anti plaquetario como la aspirina.

"Oficialmente, alrededor de cinco millones de estadounidenses, o el 2,3 por ciento,
han tenido un TIA auto reportado, diagnosticado por un médico, pero como sugiere
esta encuesta, sospechamos que la verdadera prevalencia es mayor porque muchas
personas que experimentan síntomas compatibles con un TIA no lo informan,” dijo
Elkind.

Alrededor del 15 por ciento de los ataques o derrames cerebrales son anunciados por
un TIA. Las personas que tienen un TIA son significativamente más propensas a tener
un ataque o derrame cerebral dentro de 90 días.

Para recordar fácilmente las señales de advertencia más comunes de un ataque o
derrame cerebral, la American Stroke Association recomienda a los consumidores que
aprendan el acrónimo F.A.S.T., que significa:

Face drooping/Rostro caído
Arm weakness/Brazo débil
Speech difficulty/Dificultad para hablar
Time to call 911/Tiempo de llamar al 911


Los encuestados que experimentaron dificultad para caminar, mareos, pérdida de
equilibrio o coordinación, o entumecimiento o debilidad de la cara, brazo o pierna
fueron más propensos a llamar al 911 (5 por ciento).



El síntoma más frecuente fue dolor de cabeza repentino y severo sin causa conocida
(20 por ciento). La segunda más frecuente fue la dificultad repentina para caminar,
mareos, pérdida de equilibrio o coordinación (14 por ciento).



77 por ciento de los encuestados no habían oído hablar de ataque isquémico
transitorio o TIA.



El 55 por ciento de los encuestados dijeron que primero llamarían al 911 si
sospechaban que ellos o alguien más estaba experimentando síntomas de TIA, pero sólo
el 3 por ciento de las personas que reportaron haber experimentado un síntoma
similar a TIA lo hicieron.



Para aprender más acerca de los ataques o derrames cerebrales, visite a
www.StrokeAssociation.org.