Tras victoria agridulce, Puerto Rico ahora pone la mira en México

MLB-

MIAMI, Florida — El «Team Rubio» de Puerto Rico apagó el miércoles el «Plátano Power» de Dominicana para avanzar a los cuartos de final del Clásico Mundial de Béisbol, pero el festejo duró apenas unos segundos.

Una victoria que debió celebrarse por todo lo alto en un atestado loanDepot Park quedó silenciada por completo y con mucha preocupación cuando el cerrador Edwin «Sugar» Díaz tuvo que ser sacado del terreno luego del triunfo por 5-2 sobre la novena dominicana.

«El camerino está silencioso», indicó Enrique «Kike» Hernández durante la rueda de prensa luego del encuentro cuando se le preguntó sobre el ambiente que reinaba en el vestuario boricua.

«Llega un punto que esto es más grande que el juego. Algo desafortunado pasó… Es uno de nuestros hermanos. Definitivamente no se siente como si le hubiésemos ganado a la República Dominicana», agregó.

Si bien la novena puertorriqueña tendrá que comenzar a prepararse para su encuentro de cuartos de final ante México, ganador del Grupo C, todos los pensamientos estaban sobre cuán grave es la lesión de Díaz.

«Todavía no tenemos el «update». Se está haciendo exámenes y pienso que para esta noche debemos saber lo que está pasando», sostuvo el manager Yadier Molina, cuyo rostro no podía esconder el dolor por lo sucedido. «No sabemos, para mí es la zona de la rodilla derecha y se está atendiendo en el estadio».

Molina explicó que no vio el momento en que Díaz se lesionó durante la celebración.

«Estaba abrazando a los coaches y cuando miramos hacia el terreno vimos a Edwin en el suelo. No sabía qué decir, y qué hacer. Cuando ves a alguien que trabaja tan fuerte como Edwin en el suelo es triste», añadió. «Esperamos que Edwin esté bien, su familia también y que sea nada más un susto. Estamos orando por él y su familia».

Hernández indicó que ver a Díaz lesionado sobre el terreno fue «duro».

«Obviamente estábamos bien arriba en el momento. Yo no sabía que estaba pasando porque estaba celebrando con MJ (Meléndez) y Eddie (Rosario) hasta que llegué al infield y vimos lo que estaba pasando», apuntó.

El dominicano Juan Soto también expresó su preocupación por Díaz.

«Un momento impactante, bien duro. Es un tremendo lanzador, tremenda persona también. Uno se siente incómodo, siente mucha impotencia. Al final del día, uno nunca sabe. Hoy es él, nadie sabe quién será mañana», dijo Soto, quien bateó un jonrón en el revés.

Lindor pega HR dentro del campo

UNA VICTORIA LUCHADA

En cuanto al triunfo, Molina usó cuatro palabras para describir la claves para conseguir su tercera victoria de la primera ronda y el pase a los cuartos de final.

«Esfuerzo, preparación, mente y corazón, todo eso se combina y eso fue lo que hicimos esta noche», dijo el ex receptor de los Cardenales, que destacó el bateo oportuno y la labor de su bullpen que controló a la poderosa escuadra de Quisqueya, uno de los grandes favoritos a conquistar el título.

«Teníamos un buen plan contra sus lanzadores. Tratamos de poner la bola en juego porque sabemos que es un estadio grande y (era necesario) si queríamos vencer a esos muchachos que tienen buen pitcheo. Pusimos la bola en juego y cosas buenas pasaron», dijo.

Hernández, quien bateó dos imparables e impulsó una carrera como parte de un racimo de cuatro rayas en el tercer episodio, se mostró orgulloso del importante triunfo.

«Entiendo, en el papel, que posiblemente ellos tengan un mejor equipo que nosotros, pero a la hora de la verdad, un juego iba a decidir todo y era el que jugara mejor y nosotros pudimos hacerlo», resaltó el jardinero central.

«Dimos los batazos oportunos con gente en base, jugamos buena defensa y conseguimos los outs que había que dar y gracias a Dios avanzamos».

Hernández también elogió el trabajo de los ocho relevistas que encontraron la manera de dejar a los dominicanos en dos carreras y seis imparables bajo la guía del receptor Martín «Machete» Maldonado.

«Fue un juego de bullpen y los muchachos hicieron un trabajo espectacular. Ese «lineup» de Dominicana es quizás uno de los mejores que se han visto en la historia y los pudieron mantener en dos carreras nada más. Eso es algo extremadamente especial», explicó.

«Jugamos buena defensa e hicimos las cosas pequeñas. Machete hizo tremendo trabajo detrás del plato y en el torneo ha sido uno de nuestros mejores bateadores».

LISTOS PARA MÉXICO

Aunque los boricuas lograron una victoria que terminó de manera agridulce, Hernández no perdió de perspectiva de que se avecina otro partido de vida o muerte el viernes ante México.

«Tienen un buen equipo. Sé que tienen buenos abridores y por lo poco que he visto los brazos que están saliendo del bullpen también son buenos. Entiendo que mandaron un mensaje al ganarle a Estados Unidos de la manera que lo hicieron», opinó.

«De aquí en adelante no hay enemigos pequeños, no hay juego fácil. Entiendo que si jugamos la pelota que estamos jugando, no tenemos que preocuparnos por nadie sino nosotros. Ellos tienen buen equipo y lo sabemos, pero nosotros también nos hemos estado enfrentando a buenos equipos y hemos hecho el trabajo», concluyó.

Please follow and like us:

Damilka Monegro