Servicio Secreto borró mensajes de texto del 6 de enero: organismo de control

“La insinuación de que el Servicio Secreto borró maliciosamente los mensajes de texto después de una solicitud es falsa», dijo el portavoz de la agencia Anthony Guglielmi.

Los agentes del Servicio Secreto borraron los mensajes de texto enviados y recibidos alrededor del ataque al Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021, incluso después de que un inspector general los solicitara como parte de una investigación sobre la insurrección, descubrió el organismo de control del gobierno.

La Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés), en una carta obtenida por The Associated Press, dijo que los mensajes entre el 5 y el 6 de enero de 2021 se borraron “como parte de un programa de reemplazo de dispositivos”. El borrado se produjo después de que la oficina de vigilancia solicitara registros de comunicaciones electrónicas entre los agentes como parte de su investigación sobre los eventos que rodearon el ataque del 6 de enero, según la carta.

Además, se le dijo al personal de Seguridad Nacional que no podían proporcionar registros al inspector general y que dichos registros primero tendrían que ser revisados por los abogados del DHS.

“Esta revisión provocó demoras de semanas en la obtención de registros por parte de la OIG y creó confusión sobre si se habían producido todos los registros”, afirma la carta, fechada el miércoles y enviada a los líderes de los comités de Seguridad Nacional de la Cámara y el Senado.

El portavoz del Servicio Secreto, Anthony Guglielmi, se opuso a la carta el jueves por la noche y dijo: “La insinuación de que el Servicio Secreto borró maliciosamente los mensajes de texto después de una solicitud es falsa. De hecho, el Servicio Secreto ha estado cooperando plenamente con la OIG en todos los aspectos, ya sean entrevistas, documentos, correos electrónicos o mensajes de texto”.

Agregó que el Servicio Secreto había comenzado a restablecer sus dispositivos móviles a la configuración de fábrica en enero de 2021 “como parte de una migración del sistema de tres meses planificada previamente”. En ese proceso, se perdieron algunos datos.

El inspector general solicitó por primera vez las comunicaciones electrónicas el 26 de febrero, “después de que la migración estaba en marcha”, dijo Guglielmi.

“El Servicio Secreto notificó a DHS OIG sobre la pérdida de datos de ciertos teléfonos, pero confirmó a OIG que ninguno de los textos que estaba buscando se había perdido en la migración”, dijo.

La acusación de que los funcionarios de la oficina del inspector general no tuvieron acceso oportuno al material debido a una revisión por parte de los abogados de Seguridad Nacional ya había sido planteada por el inspector general antes y tampoco es cierta, dijo.

“El DHS ha desacreditado repetida y públicamente esta acusación, incluso en respuesta a los dos últimos informes semestrales de la OIG al Congreso”, agregó Guglielmi.

La agencia dijo que proporcionó una cantidad sustancial de correos electrónicos y mensajes de chat que incluían conversaciones y detalles relacionados con el 6 de enero al inspector general y dijo que los mensajes de texto de la Policía del Capitolio solicitando asistencia el 6 de enero se conservaron y se entregaron a la oficina del inspector general.

El borrado de los mensajes seguramente generará nuevas preguntas para el panel de la Cámara que investiga el ataque del 6 de enero, que ha tomado un renovado interés en el Servicio Secreto luego del dramático testimonio de la exasistente de la Casa Blanca, Cassidy Hutchinson, sobre las acciones del expresidente Donald Trump. día de la insurrección.

Hutchinson recordó que le contaron sobre una confrontación entre Trump y su equipo del Servicio Secreto cuando exigió enojado que lo llevaran al Capitolio, donde sus seguidores luego atacarían el edificio. También recordó haber escuchado a Trump decirles a los funcionarios de seguridad que quitaran los magnetómetros de su mitin en el Ellipse, a pesar de que algunos de sus seguidores estaban armados.

[Con información de The Associated Press]

Latino Public Radio