Repasando los mejores momentos de Roberto Clemente

Con motivo del 50 aniversario de la trágica muerte de Roberto Clemente, presentamos este artículo que fue publicado originalmente el 31 de diciembre de 2021.

Roberto Clemente hizo su debut en las Grandes Ligas el 17 de abril de 1955, bateando tercero y jugando en el jardín derecho de los Piratas en el primer juego de una doble cartelera contra los Dodgers. En su primer turno al bate, Clemente, de 20 años, conectó un sencillo dentro del cuadro con una pelota al campocorto de Brooklyn Pee Wee Reese, ofreciendo a la multitud de Forbes Field un vistazo del impulso y la intensidad que lo definirían.

Durante las siguientes 18 temporadas, Clemente pasó de ser un jugador sólido a una superestrella de buena fe. Clemente, un bateador intermedio que abanicaba casi todo, recortó .317/.359/.475 mientras alcanzaba los 3,000 hits y se ponchaba solo 1,230 veces. Corrió las bases con desenfreno y se salió con la suya gracias a su velocidad que le permitió acumular 166 triples.

• Clemente continuó lo que comenzó Robinson

Clemente era una atracción imperdible en el jardín derecho, donde ganó 12 premios Gold Glove consecutivos a partir de 1961. Bendecido con un brazo poderoso y preciso, lideró la Liga Nacional en asistencias de campo cinco veces y desde 1904 ocupa el segundo lugar en asistencias en su carrera como un jardinero derecho, con 255. Atrapaciones de canasta, atrapadas deslizantes, atrapadas con salto: Clemente podía hacerlo todo.

Clemente, dos veces campeón de la Serie Mundial, obtuvo 15 nominaciones al Juego de Estrellas mientras reclamaba cuatro títulos de bateo de la Liga Nacional y el Premio MVP de la Liga Nacional de 1966. Ocupa el puesto 37 de todos los tiempos con 94.8 victorias por encima del reemplazo, según Baseball-Reference. En su mejor momento, fue uno de los jugadores más completos que jamás haya visto el juego. Sin embargo, la mayor contribución de Clemente, nacido en Puerto Rico, al béisbol podría haber sido su defensa de las minorías, especialmente de los latinos, quienes hasta el día de hoy lo veneran como un pionero.

Después de su muerte en un accidente aéreo el 31 de diciembre de 1972, a los 38 años, mientras intentaba entregar ayuda humanitaria a las víctimas del terremoto en Nicaragua, Clemente fue incluido en el Salón de la Fama del Béisbol Nacional en una elección especial en el ’73. Fue el primer latino en ser consagrado.

25 de julio de 1956: Grand Slam de salida dentro del parque

Solo ha habido un grand slam de salida dentro del parque en la historia de las Grandes Ligas, y fue hecho por Clemente. Su histórico recorrido por las bases le dio a los Piratas una victoria de 9-8 sobre los Cachorros, convirtiéndolo en uno de solo 32 «grand slams definitivos» registrados y el único que fue dentro del parque. (Dato curioso: el primer jonrón de Grandes Ligas de Clemente el 18 de abril de 1955, también fue un jonrón dentro del parque).

8 de septiembre de 1958: un triple de tres veces

Clemente se convirtió en el jugador número 28 en la historia en triplicar tres veces en un juego, empatando un récord de la Era Moderna, golpeando un trío de triples, en la cuarta, quinta y octava entrada, en la victoria de los Piratas 4-1 sobre los Rojos en Forbes Field.

11 de julio de 1961: hit en el All-Star Game

En su tercer Juego de Estrellas y el primero como titular, Clemente conectó un sencillo de salida en la décima entrada que le dio a la Liga Nacional una victoria por 5-4. El bateador emergente Hank Aaron abrió la mitad inferior de la entrada con un sencillo de Hoyt Wilhelm y avanzó a segunda con un pase. Aaron luego anotó con el doble de Willie Mays al jardín izquierdo. El siguiente bateador, Frank Robinson, fue golpeado por un lanzamiento. Y todo preparó el escenario para Clemente, quien impulsó a Mays con un sencillo al jardín derecho.

1966: una temporada de MVP

Clemente ganó su único premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 1966, un año en el que bateó .317/.360/.536 con 29 jonrones y 119 carreras impulsadas, marcando la primera vez en su carrera que impulsó 100 carreras o más. (Podría decirse que su mejor temporada llegó un año después, cuando terminó tercero en la votación del premio MVP de la Liga Nacional después de registrar una línea de corte de .357/.400/.554, con 23 jonrones, 110 carreras impulsadas y 209 hits, el máximo de la MLB).

15 de mayo de 1967: actuación de tres jonrones y siete carreras impulsadas

En lo que probablemente fue la mejor actuación en un solo juego de su carrera, Clemente se fue de 5-4 con tres jonrones y siete carreras impulsadas contra los Rojos en el Crosley Field de Cincinnati. Los primeros dos jonrones fueron tiros de dos carreras, en la primera y quinta entrada. Clemente agregó un jonrón solitario en el noveno, pero los Piratas terminaron perdiendo, 8-7, en 10 entradas.

20 de septiembre de 1969: Preservar un juego sin hits

Parece que cada juego perfecto o sin hits presenta una jugada defensiva improbable que mantiene viva la oferta. Cuando Bob Moose de los Pirates lanzó un juego sin hits contra los Mets en el Shea Stadium, fue Clemente quien hizo los honores, con un agarre con una mano sobre la cerca del jardín derecho en la sexta entrada para robarle al antesalista de Nueva York Wayne Garrett. .

24 de julio de 1970: Noche de Roberto Clemente en el Estadio Tres Ríos

Ocho días después de inaugurar el Three Rivers Stadium, los Piratas recibieron a Roberto Clemente Night en su nuevo hogar y dieron la bienvenida a un contingente de fanáticos de Puerto Rico para la ocasión. Luego de una ceremonia en el campo, Clemente conectó dos sencillos e hizo un par de atrapadas espectaculares antes de abandonar el juego después de seis entradas por una lesión en la rodilla.

Serie Mundial de 1971: una actuación de MVP

A los 37 años, Clemente recortó .414/.452/.759 en el Clásico de Otoño de 1971 para ayudar a los Piratas a vencer a los Orioles en siete juegos. Como fue el caso en su primera Serie Mundial en el ’60, Clemente bateó seguro en los siete concursos. En la cuarta entrada del Juego 7, contribuyó con un jonrón solitario que resultó ser clave en la victoria de Pittsburgh por 2-1. Clemente fue nombrado MVP de la Serie, convirtiéndose en el primer jugador de habla hispana en ganar el premio. En un conmovedor momento posterior al juego, Clemente pidió a sus padres en Puerto Rico su bendición antes de aceptar el premio.

30 de septiembre de 1972: hit número 3000

Con el último hit de su carrera, un doblete a la izquierda en Three Rivers Stadium frente al zurdo Jon Matlack de los Mets, Clemente se unió al histórico club de 3,000 hits. En ese momento, Clemente era solo el undécimo jugador en la historia de las Grandes Ligas y el primer latino en alcanzar ese número.

Please follow and like us:

Latino Public Radio