Mantente fresco para cuidar tu corazón cuando el calor es extremo

La American Heart Association advierte que el calor extremo puede ser peligroso para tu salud cardíaca

DALLAS, 14 de junio del 2022: Las altas temperaturas récord están adelantando el calor del verano este año en gran parte de EE. UU., y la American Heart Association, una fuerza global con el objetivo de lograr vidas más largas y saludables para todos, está instando a las personas a tomar medidas adicionales para proteger sus corazones. Las precauciones son especialmente importantes para los adultos mayores y las personas con presión arterial alta, obesidad o antecedentes de enfermedad cardíaca y ataque o derrame cerebral.

Las temperaturas superiores a 100°, o incluso en el rango de los 80°, sumadas a la alta humedad pueden causar un índice de calor peligroso que puede ser perjudicial para el corazón. El calor y la deshidratación hacen que el corazón trabaje con más dificultad, dado que, en su esfuerzo por enfriarse, traslada sangre de los órganos principales a debajo de la piel. Este cambio hace que el corazón bombee más sangre, lo que lo somete a mucho más estrés. La hidratación ayuda al corazón a bombear sangre más fácilmente a través de los vasos sanguíneos hacia los músculos y ayuda a que los músculos trabajen de manera eficiente.

Una reciente investigación publicada en Circulation, la revista insignia de la American Heart Association, descubrió que, cuando las temperaturas llegan a extremos de un promedio diario de 109 grados Fahrenheit, la cantidad de muertes por enfermedades cardiovasculares puede duplicarse o triplicarse. Otro estudio, presentado en la Conferencia Internacional sobre Ataques o Derrames Cerebrales de la American Stroke Association, sugiere que, cuanto más fluctúen las temperaturas durante el verano, más graves serán los ataques o derrames cerebrales.

«Aunque las muertes y enfermedades relacionadas con el calor se pueden prevenir, más de 600 personas en los Estados Unidos mueren por calor extremo cada año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos Si tienes una enfermedad cardíaca, has sufrido un ataque o derrame cerebral, o tienes más de 50 años o sobrepeso, es muy importante que tomes precauciones especiales cuando hace calor para proteger tu salud», afirmó Donald M. Lloyd-Jones, M.D., SC.M., FAHA, presidente de la American Heart Association y presidente del departamento de Medicina Preventiva, profesor Eileen M. Foell de Investigación del Corazón y de medicina preventiva, medicina y pediatría en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern en Chicago, «Algunos medicamentos, como los antagonistas de los receptores de la angiotensina (ARB, del inglés Angiotensin Receptor Blockers), los inhibidores de enzima convertidora de angiotensina (ACE, del inglés Angiotensin-Converting Enzyme), los betabloqueantes, los antagonistas del calcio y los diuréticos, que afectan las respuestas de presión arterial o privan al organismo de sodio, pueden exagerar la respuesta del organismo al calor y provocar que caigas enfermo cuando hace un calor extremo. Pero no dejes de tomar tus medicamentos. Aprende a mantenerte fresco y habla con tu médico sobre cualquier inquietud».

Incluso si no tomas medicamentos para una afección cardiovascular, es importante tomar precauciones cuando hace calor. Si bien los lactantes y los adultos mayores son más vulnerables a los problemas provocados por el calor, las temperaturas extremas pueden causar problemas de salud en cualquier persona.

«Mantenerse hidratado es clave. Es fácil deshidratarse incluso si no crees tener sed», comentó Lloyd-Jones. «Bebe agua antes de salir, mientras estás afuera y después de volver cuando hace calor. No esperes hasta que sientas sed. Y la mejor manera de saber si estás consumiendo suficiente líquido es monitorear tu orina y asegurarte de que el color sea pálido, no oscuro ni concentrado».

La American Heart Association sugiere que todo el mundo siga estas 5 precauciones principales cuando hace calor:

  • Mirar el reloj: Es mejor evitar las actividades al aire libre en las primeras horas de la tarde (entre el mediodía y las 3 p. m., aproximadamente), porque el sol suele estar en su punto más fuerte, lo que aumenta el riesgo de enfermedades relacionadas con el calor.
  • Vestirse para el calor: Usa ropa ligera y de color claro con telas transpirables, como algodón, o una tela más nueva que repela el sudor. Agrega un sombrero y gafas de sol. Antes de comenzar, aplica un protector solar resistente al agua con FPS 15 como mínimo y vuelve a aplicarlo cada dos horas.
  • Beber agua: Mantente hidratado bebiendo algunas tazas de agua antes, durante y después de salir o hacer ejercicio. Evita las bebidas con cafeína o alcohólicas.
  • Tomar descansos regulares:Encuentra una sombra o un lugar fresco, detente durante unos minutos, hidrátate y reinicia tu actividad
  • Seguir las indicaciones del médico: Continúa tomando todos los medicamentos según las indicaciones.

Es importante conocer los signos y síntomas de cuando puedes estar experimentando demasiado calor.

Síntomas de agotamiento por calor:

  • dolores de cabeza
  • sudoración abundante
  • frío, piel húmeda, escalofríos
  • mareos o desvanecimiento (síncope)
  • pulso débil y rápido
  • calambres musculares
  • realizar respiraciones rápidas y poco profundas
  • náuseas, vómitos o ambos

Si experimentas estos síntomas, muévete a un lugar más fresco, deja de hacer ejercicio y refréscate inmediatamente empapándote con agua fría y rehidratándote. Es posible que debas buscar atención médica.

Si experimentas síntomas de un golpe de calor, llama al 9-1-1 y busca atención médica de inmediato.

Síntomas de un golpe de calor:

  • piel seca y tibia sin sudoración
  • pulso fuerte y rápido
  • confusión o pérdida del conocimiento
  • fiebre alta
  • dolores de cabeza punzantes
  • náuseas, vómitos o ambos

Un golpe de calor no es lo mismo que un ataque o derrame cerebral. Un ataque o derrame cerebral se produce cuando un vaso sanguíneo hacia el cerebro se rompe o se bloquea por un coágulo, lo que provoca una disminución del flujo de oxígeno hacia el cerebro.

Aunque tomar precauciones es clave, aún es importante encontrar maneras de que toda la familia se mantenga activa durante el verano. Prueba caminar, nadar, andar en bicicleta, patinar, saltar la cuerda, construir un circuito de obstáculos en el patio trasero u organizar un juego de fútbol en el vecindario. Incluso hacer jardinería, empujar un cochecito o pasear al perro cuenta. Ajustar la hora de la actividad a la mañana temprano o en las últimas horas de la tarde también puede ayudar. Si estar al aire libre es insoportable en algunos días, encuentra lugares en interiores donde puedas estar activo, como un centro comercial, un gimnasio o un centro recreativo comunitario.

También es importante mantenerte fresco mientras te recargas de energía. Prueba refrigerios ligeros y saludables antes y después del entrenamiento, que también te puedan ayudar a mantenerte fresco, como los siguientes:

  • Fruta fría o congelada
  • Paletas caseras hechas con jugo 100% de fruta
  • Batidos de frutas
  • Ensaladas frías repletas de verduras, frijoles, legumbres y pescado saludable para el corazón, como atún blanco o salmón
  • Verduras crudas frescas y congeladas, como pepino, zanahoria o apio con una salsa ligera y fresca
  • Agua fría con gas, con un toque de jugo 100% de fruta o rodajas de cítricos o pepino

Latino Public Radio