Hombre de Cranston sentenciado a cumplir 3 años en una prisión estatal por perpetrar un esquema de inversión fraudulenta de $50,000 contra un vecino

PROVIDENCE, RI – El Fiscal General Peter F. Neronha anunció que un hombre de Cranston fue sentenciado en el Tribunal Superior del Condado de Kent a cumplir tres años en las Instituciones Correccionales para Adultos (ACI) luego de ser declarado culpable de perpetrar un esquema de inversión fraudulenta de $50,000 contra su vecino entre 2015 y 2018.

 

El 1 de diciembre de 2021, luego de la conclusión de un juicio de tres días ante el juez del Tribunal Superior Luis A. Matos, un jurado encontró a John Conley (73 años) culpable de un cargo de apropiación ilícita de más de $1,000 y un cargo de obtención de dinero con dinero falso. finge más de $1,500.

 

En audiencia del 11 de febrero de 2022, ante el juez Matos, el Tribunal condenó al acusado a 10 años, con tres años por cumplir y el resto de la pena suspendido con libertad condicional. El tribunal ordenó además que el acusado pagara $44,000 en restitución a su víctima. La Oficina del Fiscal General recomendó a la Corte que el acusado sea sentenciado a 20 años, con siete años para cumplir y el resto suspendido con libertad condicional, acompañada de restitución.

 

“El acusado aquí, un estafador reincidente, claramente pensó que podía colar una bola rápida por parte de un jurado de sus pares y evitar la responsabilidad por su último plan ilegal. El jurado vio su conducta por lo que fue, y de manera apropiada”, dijo el Fiscal General Neronha. “El acusado le mintió a su vecino, lo convenció de que se desprendiera de su dinero y luego se llenó los bolsillos. La sentencia dictada hoy debería finalmente persuadirlo de ganar su propio dinero en lugar de robárselo a quienes lo rodean. Estoy agradecido con la Policía Estatal de Rhode Island por su excelente trabajo de investigación habitual y su asociación para llevar este caso a una conclusión exitosa”.

 

Durante el juicio, el Estado probó más allá de toda duda razonable que entre 2015 y 2018, el acusado convenció a un vecino para que invirtiera $50,000 en un esquema de inversión fraudulento en el que el acusado convirtió miles de dólares para gastar en gastos personales.

 

En 2018, la Unidad de Delitos Financieros de la Policía Estatal de Rhode Island (RISP) inició una investigación sobre las denuncias de un plan de inversión fraudulento perpetrado por el acusado luego de una denuncia del vecino del acusado.

 

Durante la investigación, la RISP determinó que en 2015, el acusado usó estados financieros fraudulentos para convencer a su vecino de que invirtiera $50,000 en una empresa de su propiedad, Legends Acquisitions, LLC. En documentos de inversión presentados como evidencia en el juicio, el acusado le dio a su vecino la oportunidad de recibir su inversión de $50,000 después de tres años más $18,000 en intereses, o una opción para convertir su inversión de $50,000 en acciones por un valor de $100,000 en Legends Acquisitions, LLC .

 

Durante ese tiempo, el demandado solo le pagó a su vecino $6,000 y finalmente nunca le devolvió su inversión de $50,000.

 

En el juicio, el Estado proporcionó evidencia de que el acusado usó miles de dólares de la inversión para gastos personales, incluidas compras en Brooks Brothers, Macy’s, cortes de cabello, tintorería y retiros de cajeros automáticos.

 

El 3 de abril de 2019, la RISP arrestó al imputado. Fue acusado por información criminal un mes después en el Tribunal Superior del Condado de Kent.

 

El acusado fue condenado previamente por ocho cargos de fraude electrónico federal en 2006 y sentenciado a 21 meses de prisión.

 

“Estoy orgulloso del arduo trabajo que nuestros soldados y nuestra unidad de delitos financieros pusieron en este caso”, dijo el Coronel James M. Manni, Superintendente de la Policía Estatal de Rhode Island y Director del Departamento de Seguridad Pública. “Sus esfuerzos, y la diligencia del Fiscal General Neronha y su equipo, condujeron al resultado apropiado en este caso. La justicia ha sido servida.»

 

El Fiscal General Auxiliar Especial John Malloy de la Oficina del Fiscal General y la Detective Courtney Elliott de la Unidad de Delitos Financieros de RISP dirigieron la investigación y el enjuiciamiento del caso.

Latino Public Radio