Hijos de inmigrantes con necesidades especiales carecen de ‘hogar médico’ para atenderlas

ANN ARBOR– La mayoría de los niños inmigrantes e hijos de inmigrantes con
necesidades médicas especiales carecen de un «hogar médico» que les permitiría
manejar mejor su condición y evitar desperdicio de recursos, de acuerdo a un nuevo
estudio.

En un artículo en la revista Pediatrics, un equipo de la Facultad de Medicina de la
Universidad de Michigan reportó las disparidades en el acceso a atención de alta
calidad entre los niños inmigrantes, los niños nacidos de padres inmigrantes, y los
niños nacidos en el país de padres estadounidenses –independiente de si tenían o no
necesidades especiales de salud.

Las mayores diferencias se observaron en los niños que tenían una condición médica o
de comportamiento que necesitaba atención especial – los mismos niños que tenían más
probabilidades de usar la atención médica con más frecuencia.

Sólo uno de cada cuatro de esos niños que habían emigrado a los EE.UU. tenían
atención de salud tipo hogar médico, que incluye una fuente habitual de atención que
no es el departamento de emergencias tanto para las visitas de rutina como durante
enfermedades, acceso a la atención de una enfermera o un médico específico,
atención centrada en la familia, referencias a otros cuidados cuando sea necesario,
y el acceso a la coordinación de la atención.

El estudio encontró que entre aquellos niños que tenían una condición médica o de
comportamiento que necesitaba atención especial y que se beneficiarían de un ‘hogar
médico” sólo una porción están recibiendo este tipo de cuidados incluyendo el:

28% de niños inmigrantes
37% de niños hijos de inmigrantes
49% de niños nacidos en EE.UU de padres estadounidenses
«Hacer frente a esta disparidad en la atención primaria para los niños inmigrantes –
con y sin necesidades especiales de cuidado de la salud – significa que los
pediatras y médicos de familia deben enfocarse en la atención que es centrada en la
familia y en la mejora de la coordinación de la atención entre los múltiples
servicios para los niños «, dice Kristin Kan, M. D., MPH, autora principal del
estudio.

«El hogar médico es un modelo o descripción de lo que una buena atención primaria
debería ser para los pacientes; y para los niños, el hogar médico de atención
primaria representa que en cuidado primario que se centra en la familia, se basa en
una relación continua entre la familia y el equipo médico, y asegura que las
necesidades de salud de los niños se aborden, » Kan añadió.

«Este modelo de atención primaria es especialmente importante para los niños
vulnerables, tales como los que tienen necesidades especiales de salud, ya que a
menudo tienen enfermedades crónicas que requieren más cuidado».

Además de las disparidades entre los niños con necesidades especiales de salud
basados en la condición de inmigrante de ellos mismos o sus padres, Kan y sus
colegas también encontraron que los aspectos de la medicina hogar que los niños
inmigrantes eran menos propensos a tener eran atención centrada en la familia y
coordinación de atención médica efectiva.

El estudio utilizó datos recogidos en una encuesta telefónica nacional de los padres
a través de los EE.UU., llamada Encuesta Nacional de Salud Infantil (National Survey
of Children’s Health). Entre otras cosas, se pregunta acerca de la salud y bienestar
de los niños y el tipo de atención que reciben. Los investigadores analizaron los
datos de 87,762 niños que tenían menos de 18 años de edad – de los cuales 2% nació
en el extranjero, y el 15% eran nacidos de padres inmigrantes.

Otros investigadores han demostrado en el pasado que los niños inmigrantes, y los
niños nacidos de padres nacidos en el extranjero, tienen poco acceso a atención
médica. Pero este es el primer estudio que examina específicamente el acceso a
cuidado tipo hogar médico.

El estudio fue financiado por el Programa de Becarios de la Fundación Robert Wood
Johnson (Robert Wood Johnson Foundation Clinical Scholars Program), del cual Kan es
una becaria. Ella es también profesora clínica en el Departamento de la Facultad de
Medicina de la U-M.

Otros autores del estudio incluyen Hwajung Choi, PhD, un investigador con el
programa, y Matthew Davis, MD, MAPP, profesor en la Facultad de Medicina, Escuela
Ford de Políticas Públicas y la Escuela de Salud Pública en U-M. Kan y Davis son
miembros de la Unidad de Investigación y Evaluación de Salud Infantil y del
Instituto de Políticas de Salud e Innovación.