ENCUESTA: LOS HISPANOS NO ESTÁN FLUYENDO CON EL GOP, PERO LOS DEMÓCRATAS AÚN TIENEN PROBLEMAS

Es más probable que los votantes latinos piensen que el país se está moviendo en la dirección equivocada, según una de las encuestas más grandes de votantes hispanos en los últimos meses.

 

Por Marc Caputo

De cara a las elecciones de mitad de período de 2022, los republicanos han estado montando una ola de prensa positiva sobre sus ganancias entre los votantes hispanos, mientras que los demócratas se preocupan por la hemorragia de apoyo del grupo demográfico de rápido crecimiento.

Pero si bien los demócratas claramente tienen un problema, el creciente apoyo del Partido Republicano entre los latinos es menos dramático de lo que sugieren algunos titulares, según una nueva encuesta realizada por un importante encuestador demócrata latino y respaldada por una red conservadora en español.

Alrededor del 48 por ciento de los hispanos en todo el país se consideran demócratas y solo el 23 por ciento se identifica como republicano, según la encuesta. Los votantes hispanos le dan al presidente Joe Biden una calificación positiva de aprobación del trabajo, 48 por ciento contra 29 por ciento, en contraste con la desaprobación de 54 por ciento contra 44 por ciento entre los votantes registrados en general en la encuesta más reciente de NBC News.

Por un margen de 10 puntos porcentuales, dijeron que su opinión sobre la administración ha mejorado en el último año, mientras que un tercio dijo que su opinión no ha cambiado.

Aún así, la encuesta presenta numerosas señales de advertencia para los demócratas. Por un margen de dos dígitos, más demócratas hispanos están considerando dejar su partido en comparación con los republicanos hispanos. Estos posibles cambios de partido se están convirtiendo principalmente en votantes independientes o de terceros, y también tienden a alinearse más con los republicanos en algunos temas.

En general, es más probable que los votantes hispanos piensen que el país se está moviendo en la dirección equivocada, por un margen de 5 puntos porcentuales, según la encuesta. También por un margen de 5 puntos porcentuales, la mayoría estuvo de acuerdo con la afirmación “El Partido Demócrata ha sido secuestrado por los progresistas”. En cada uno de estos, los independientes se alinearon más con los republicanos que con los demócratas.

“Los resultados mostraron buenas noticias, pero no grandes noticias, para el Partido Republicano y los candidatos conservadores”, escribió Jorge Arrizurieta, presidente de la cadena Americano, en un memorando de encuesta obtenido por NBC News.

“Confirmamos lo que pensamos que podría ser cierto: los votantes hispanos se están moviendo hacia el centro-derecha, pero continuar con esta tendencia requerirá el compromiso del partido y sus candidatos”, escribió Arrizurieta. “Los republicanos deben aparecer en la comunidad hispana”.

Los funcionarios de Arrizurieta y Americano no comentaron sobre la encuesta. Tampoco lo haría el encuestador Eduardo Gamarra, demócrata y profesor de la Universidad Internacional de Florida en Miami, quien realizó la encuesta bilingüe del 20 de febrero al 11 de marzo entre 1.500 hispanos de 15 estados con una gran población latina. Informó un margen de error de +/- 3,5 puntos.

La encuesta, una de las muestras más grandes de votantes hispanos tomadas en los últimos meses, brinda un modelo para los esfuerzos de divulgación conservadores como el de Americano, así como una imagen más completa de los desafíos que enfrentan ambos partidos para cortejar a la demografía.

Chuck Rocha, un demócrata con sede en Texas que se especializa en el alcance de los latinos, dijo que la encuesta confirma lo que ha visto en todo el país: los republicanos no están logrando avances masivos.

Pero no es necesario, dijo Rocha, porque los votantes hispanos son parte de la base del Partido Demócrata, por lo que cuanto más se comen los republicanos en los márgenes latinos, incluso si son solo unos pocos puntos, más puede hacer una diferencia en el estado o contiendas por el Congreso en California, Arizona, Colorado, Texas, Nuevo México, Nevada o Florida, donde vive una considerable población latina.

“Durante los primeros 20 años de mi carrera de 32 años, los republicanos no gastaron un centavo en latinos en español”, dijo Rocha. “Pero luego se dieron cuenta de que pueden obtener 2, 3, 5 o 10 puntos más, y se dieron cuenta, y los demócratas fueron atrapados en sus talones”.

Esa sorpresa se hizo evidente en 2020, cuando el presidente Donald Trump mejoró sus márgenes entre los votantes latinos en todo el país, en comparación con su desempeño en 2016. Las ganancias fueron más notables a lo largo de la frontera de Texas, hogar de muchos mexicoamericanos, y en Florida, que tiene una mezcla de votantes puertorriqueños y cubanoamericanos y otros sudamericanos y centroamericanos.

Cuando se les preguntó si “el Partido Republicano de hoy se ha convertido en el Partido de Donald Trump”, los votantes hispanos estuvieron de acuerdo en un 56 por ciento contra un 17 por ciento, encontró la encuesta.

Trump también superó marginalmente a todos los demás posibles candidatos presidenciales de 2024 cuando se les hizo una pregunta abierta a los encuestados sobre quién les gustaría que ganara la Casa Blanca. El nombre de Trump fue ofrecido voluntariamente por el 20 por ciento de los encuestados. La exprimera dama Michelle Obama fue la segunda más nombrada, con un 19 por ciento, seguida de Biden, con un 18 por ciento.

“Este es un hallazgo más significativo para los republicanos”, escribió el encuestador Eduardo Gamarra en un resumen ejecutivo de la encuesta que realizó, y señaló que, aparte de Trump, ningún candidato, incluido el gobernador de Florida, Ron DeSantis, “podría reunir más del 10%”.

Ningún otro candidato republicano «probablemente será competitivo si Trump está en la carrera», escribió Gamarra.

La vicepresidenta Kamala Harris, una supuesta heredera de Biden, estaba en un solo dígito, con un 6,8 por ciento, en sexto lugar detrás del 8 por ciento que dijo “ninguna de las anteriores” y el 7,2 por ciento que dijo “no sé”.

En general, el 51 por ciento de los votantes hispanos nombró a un demócrata como su opción para ganar las próximas elecciones presidenciales, en comparación con el 33 por ciento que nombró a un republicano. Dos tercios de los encuestados dijeron que votaron por Biden en 2020, en comparación con el 31 por ciento que dijo que votó por Trump.

En otra pregunta abierta, los votantes hispanos dijeron que su principal problema era la alta inflación (22 por ciento), un tema que los republicanos han convertido en el centro de sus mensajes electorales de mitad de mandato contra los demócratas. Sin embargo, la encuesta encontró que el 42 por ciento culpó de la inflación al covid-19, en comparación con el 29 por ciento que vinculó a Biden y el 18 por ciento que dijo que las políticas de Trump tenían la culpa.

La pandemia fue calificada como el tercer problema más apremiante (14 por ciento) detrás de Ucrania (16 por ciento), que ocupa el segundo lugar.

Los hispanos no están tan preocupados por otros temas en los que los republicanos están haciendo campaña, como la inmigración, que ocupó el quinto lugar en importancia, con un 8 por ciento nombrándolo. El crimen ocupó el octavo lugar en importancia, con un 5 por ciento. Las drogas y el narcotráfico ocuparon el décimo lugar, y el 4 por ciento lo mencionó como un problema principal.

En una pregunta abierta sobre la «amenaza principal» a la seguridad de EE. UU., el 32 por ciento dijo que Rusia, un tema que está resultando más divisivo en el Partido Republicano que en el Partido Demócrata. Casi el 30 por ciento dijo que el racismo y la supremacía blanca, mientras que el socialismo y el comunismo ocuparon el quinto lugar como la principal amenaza, con el 10 por ciento de los encuestados nombrándolo, principalmente debido al fuerte sentimiento republicano.

Con el ascenso nacional de los socialistas demócratas, incluido el senador Bernie Sanders de Vermont y la representante Alexandria Ocasio Cortez de Nueva York, los republicanos de Florida lograron el éxito en 2018 al calificar al Partido Demócrata como socialista en general.

Trump abrazó el mensaje dos años después. También se opuso a las manifestaciones de Black Lives Matters en 2020 y los llamados a “desfinanciar a la policía”, lo que podría ser problemático entre los votantes hispanos, porque el 47 por ciento dijo que confiaba en la policía en la encuesta.

La estratega demócrata Evelyn Pérez-Verdía, que se especializa en asuntos latinoamericanos y alcance hispano, dijo que Trump explotó una medida de anti-negritud en bolsillos de varias comunidades hispanas y América Latina.

“Estamos viendo un esfuerzo premeditado para conectar a los líderes que son negros con el desfinanciamiento de la policía/las protestas violentas/los mensajes de Antifa y conectar a los tres con el socialismo”, dijo a través de un mensaje de texto.

Pero también señaló a la izquierda de su partido por no entender que palabras como “progresista” en español tienen una connotación totalmente diferente para quienes huyeron de gobiernos socialistas en países latinoamericanos.

“Por favor, culpe también a los ‘progresistas’ que nos han señalado con el dedo cuando les hemos dicho durante años que esta palabra hace que los latinos nacidos en el extranjero (ahora ciudadanos estadounidenses) en los EE. UU. corran para otro lado”, dijo.

 

 

Latino Public Radio