Dolor y furia: letal tiroteo en Texas reaviva el debate sobre el control de las armas

Un hombre armado mató al menos a 19 niños y dos adultos el martes en un ataque en una escuela primaria en el estado de Texas, en el suroeste de Estados Unidos, uno de los tiroteos masivos más mortíferos en una escuela en la historia del país.

El ataque ocurrió en la ciudad de Uvalde, Texas, donde las autoridades dijeron que el pistolero de 18 años primero le disparó a su abuela, luego chocó un automóvil y entró a la escuela, realizando los disparos antes de ser ultimado por la policía.

El sargento del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Erick Estrada, dijo a CNN que los oficiales vieron al hombre armado y que vestía chaleco antibalas, salir del auto chocado con un rifle y que los oficiales “atacaron” al sospechoso, pero que aún podía entrar a la escuela.

En los caóticos minutos y horas que siguieron al ataque, el alcance de la masacre no estaba claro, con algunas víctimas de disparos llevadas a hospitales locales, mientras era difícil de confirmar el número de muertos y heridos.

Lydia Martínez Delgado escribió en Facebook que su sobrina, Eva Mireles, era maestra en la escuela y estaba entre los muertos.

“Estoy furiosa porque estos tiroteos continúan”, dijo Martínez Delgado en un comunicado. “Estos niños son inocentes. Los rifles no deberían estar fácilmente disponibles para todos. Esta es mi ciudad natal, una pequeña comunidad de menos de 20.000 habitantes. Nunca imaginé que esto les sucedería especialmente a los seres queridos”.

El papa Francisco pidió este miércoles que termine “la circulación indiscriminada de armas” tras la matanza de Uvalde, en Texas, en un llamamiento al final de la audiencia general que ha celebrado en la plaza de San Pedro ante miles de fieles.

“Tengo el corazón roto por la masacre en el colegio de primaria en Texas. Rezo por los niños y adultos asesinados y por sus familias”, dijo Su Santidad. “Se necesita el compromiso de todos para que tragedias como esta no vuelvan a suceder nunca”, afirmó en alusión al control de armas.

Texas ha sido escenario de varios tiroteos masivos en los últimos cinco años. Un año antes del tiroteo en la escuela de Santa Fe en 2018, un hombre armado en una iglesia de Texas mató a más de dos docenas de personas durante un servicio dominical en la pequeña ciudad de Sutherland Springs. En 2019, otro pistolero en un Walmart de El Paso mató a 23 personas en un ataque racista.

El superintendente del distrito escolar, Hal Harrell, dijo a los periodistas que los servicios de asesoramiento por duelo estaban disponibles para los estudiantes y que se cancelaron los días restantes del año escolar.

“Mi corazón está roto hoy”, dijo Harrell. “Somos una comunidad pequeña y vamos a necesitar sus oraciones para superar esto”.

Un portavoz dijo que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, “está profundamente conmocionado y entristecido por el atroz tiroteo masivo en una escuela primaria en Uvalde, Texas. Es particularmente desgarrador que la mayoría de las víctimas sean niños”.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se dirigió a la nación el martes por la noche, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas, cuestionó por qué los tiroteos masivos son tan comunes en el país e instó a los legisladores a apoyar lo que llamó “leyes de armas de sentido común”.

“Estoy enfermo y cansado”, dijo. “Tenemos que actuar”.

Biden dijo que se enteró de los tiroteos cuando regresaba de un viaje a Asia.

“Lo que me llamó la atención fue que este tipo de tiroteos masivos rara vez ocurren en otras partes del mundo”, dijo Biden. «¿Por qué? Tienen problemas de salud mental. Tienen disputas internas en otros países. Tienen gente que está perdida. Pero este tipo de tiroteos masivos nunca ocurren con la frecuencia con la que ocurren en Estados Unidos. ¿Por qué? ¿Por qué estamos dispuestos a vivir con esta carnicería? ¿Por qué seguimos permitiendo que esto suceda?”.

El ataque del martes fue el tiroteo más mortífero en una escuela de Texas y el tiroteo más mortífero en una escuela primaria desde el ataque de 2012 a la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, que dejó 26 muertos, 20 de ellos escolares.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, identificó al pistolero como Salvador Ramos.

“Los tejanos de todo el estado están de duelo por las víctimas de este crimen sin sentido y por la comunidad de Uvalde”, dijo Abbott en un comunicado.

Abbott dijo que él y su esposa, Cecilia, “lamentamos esta horrible pérdida e instamos a todos los tejanos a unirse para mostrar nuestro apoyo inquebrantable a todos los que sufren”.

El senador estadounidense Ted Cruz de Texas se hizo eco de sentimientos similares. “Hoy es un día oscuro. Todos estamos completamente enfermos y con el corazón roto”, dijo en un comunicado. “Hemos visto demasiados de estos tiroteos. Ningún padre debería tener que soportar el dolor de enterrar a su hijo. Necesitamos unirnos, como una sola nación, y apoyar a Uvalde mientras intentan recuperarse de esta pérdida devastadora”.

Tanto Abbott como Cruz se encontraban entre un grupo de figuras republicanas programadas para presentarse el viernes en Houston en la convención anual de la Asociación Nacional del Rifle, el grupo de derechos de armas que se ha opuesto a las medidas de control de armas.

La escuela tiene una matrícula de alrededor de 600 estudiantes en los grados segundo, tercero y cuarto y se encuentra en un vecindario principalmente residencial de casas modestas. La ciudad tiene una población de aproximadamente 16.000 personas y es la sede del gobierno del condado de Uvalde. Se encuentra a unos 135 kilómetros (84 millas) al oeste de San Antonio ya unos 120 kilómetros (75 millas) al norte de la frontera con México.

Latino Public Radio