Declaración de Reed sobre SCOTUS anulando Roe v. Wade

WASHINGTON, DC – Hoy, después de que la Corte Suprema de los EE. UU. emitiera un fallo para revocar Roe v. Wade, el senador de los EE. UU. Jack Reed emitió la siguiente declaración:

“Seamos claros: una facción radical de jueces de la Corte Suprema está tomando el derecho de todas las mujeres en Estados Unidos. Esta es una decisión sin precedentes que va en contra de las afirmaciones de los nominados recientemente a la Corte Suprema de que se apegarían a un precedente de larga data. Se trata de seis jueces que quitan un derecho constitucional a millones de mujeres y ponen en su lugar un sistema de retazos que convierte a las mujeres en ciudadanas de segunda clase. El fallo envía una señal inquietante de que un Tribunal radical ahora permitirá que los estados restrinjan o infrinjan selectivamente otros derechos.

“Este es un golpe significativo a la igualdad de derechos de las mujeres. Debido a este fallo, el acceso a la atención médica y la capacidad de recibir el tratamiento adecuado ahora dependerán del estado en el que viva, su situación económica y el escrutinio y juicio de los demás. Para las mujeres que buscan servicios de salud reproductiva, ya no existe el derecho a la privacidad o la igualdad de protección ante la ley. Esto parece ser parte de un intento coordinado de ideólogos partidistas en esta Corte, con la ayuda de líderes republicanos partidistas en el Congreso, para hacer retroceder los derechos fundamentales de las personas. Y nadie debería tener la impresión de que los republicanos abandonarán sus esfuerzos para prohibir el aborto a nivel nacional sabiendo que la Corte favorecerá tal ley.

“Afortunadamente, la ley de Rhode Island sirve como escudo para mitigar el impacto de esta decisión en nuestros residentes. Pero eso no es lo mismo que un derecho garantizado constitucionalmente. Las leyes pueden cambiar y las leyes estatales pueden ser reemplazadas por leyes federales. Es por eso que el fallo de la Corte que anula esta protección constitucional básica es tan corrosivo para los derechos de las mujeres en todas partes.

“Las mujeres deberían tener derecho a tomar sus propias decisiones sobre sus vidas, su salud y su futuro sin la interferencia de jueces o políticos partidistas. Hasta hoy lo hicieron. Si bien continuaré haciendo todo lo que esté a mi alcance para aprobar legislación en el Senado de los EE. UU. para codificar el derecho de la mujer a elegir, espero que más estadounidenses, hombres y mujeres, que creen en los derechos de salud reproductiva de las mujeres hagan oír su voz en las urnas. . Ese es el único remedio para este fallo venenoso y la agenda divisiva que los líderes republicanos y la mayoría de la Corte han adoptado”.

Latino Public Radio