¿Cuál es el estado de la pandemia y la vacunación en América Latina?

Por Waldo Serrano

Chile y Uruguay son los países de América Latina con más personas completamente vacunadas contra el COVID-19, con el 63,61% y el 61,47% de la población, respectivamente, según datos de la Universidad John Hopkins y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Ambos incluso superan las tasas de vacunación en Estados Unidos, que tiene el 49,66% de la población vacunada, y Canadá, que registra un 55,18%, lo que puede considerarse como un triunfo de los esfuerzos de inoculación.

La situación es bastante diferente en el resto de las naciones latinoamericanas, donde la tasa mayor se observa en El Salvador, con un 22,06%, y Colombia, con un 21,93%. Los que le siguen apenas llegan al 18%.

Sin embargo, el panorama es mucho mejor al observar que los vacunados con al menos una dosis son de 57,6% en Argentina, 46,39% en Brasil, 42,48% en Ecuador, 38,92% en Costa Rica, 34,42% en Panamá y 32,72% en México.

La tasa de vacunación completa puede mejorar significativamente en esos países en la medida que reciban y administren las segundas dosis a los vacunados.

Los más rezagados en este aspecto son Perú, con el 13,81% de la población vacunada y 20,85% de primeras dosis administradas, Bolivia con 6,91% y 19,89%, Paraguay con 4,07% y 20,64%, y Venezuela con 3,85% y 10,2% respectivamente.

Nicaragua refleja un 2,48% de la población totalmente vacunada, mientras que Honduras y Haití ni siquiera han vacunado a poco más del 1% de su población.

En junio de 2021, América del Sur registró el mayor número de casos y defunciones por COVID-19 en el mundo, con 4.076.310 infecciones y 108.331 defunciones, según cifras de la OPS.

Estas cifras representan 84% y 81% de los casos y defunciones notificados, respectivamente, en la región de las Américas durante este mes.

Mientras que en Estados Unidos y Canadá la vacunación se ha aletargado por la renuencia de muchas personas a inmunizarse, en América Latina lo que ha primado es la falta de vacunas.

Los países de la región han dependido principalmente de las vacunas donadas por el mecanismo COVAX creado para para asegurar el acceso equitativo a la inmunización en todo el mundo. Estados Unidos ha donado también vacunas a varios países de América Latina, entre ellos México, Honduras, Guatemala, Colombia y Paraguay, a algunos directamente y a otros a través de COVAX.

Hasta la semana pasada la región había recibido un total de 32.067.650 dosis para sus aproximados 629 millones de habitantes.

Mientras tanto, la variante delta del coronavirus continúa haciendo estragos en el mundo, especialmente entre los no vacunados y es la cepa principal que está afectando a los países desarrollados con una alta tasa de vacunación. Esta variante apareció primero en la India y se ha propagado a casi todo el mundo.

La OPS dijo en su informe del viernes pasado que la variante delta ya se ha detectado en varias naciones de América Latina y el Caribe, como Argentina, Aruba, Brasil, Chile, Costa Rica, la Guayana Francesa, Guadalupe, Martinica, México y Puerto Rico.

Esos países luchan también contra otras variantes reconocidas como “de preocupación” por la Organización Mundial de la Salud, que son alfa, beta y gamma.

El lunes, Colombia reportó su primer caso con la variante delta y a como la “variante andina”, que según algunos especialistas podría ser más contagiosa y peligrosa, pero las investigaciones aún no lo han confirmado.

Hasta la fecha, las principales vacunas han mostrado ser efectiva contra la mayoría de las variantes, pero quienes no han sido vacunados se enfrentan a un peligro mayor si las contraen.

Latino Public Radio