Biden promete diplomacia antes de la llamada con Putin por las tensiones en Ucrania

La llamada telefónica entre los presidentes Joe Biden y Vladimir Putin fue solicitada por el Kremlin, se espera que los mandatarios centres su conversación sobre la situación de Ucrania que a desatado una crisis diplomáticas en la región.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hablará por teléfono esta tarde con su homólogo ruso, dijo el miércoles un alto funcionario de la administración, y agregó que el líder estadounidense buscará una solución diplomática a la escalada de tensión a lo largo de la frontera de Rusia con Ucrania.

«Estamos preparados para la diplomacia y para un camino diplomático hacia adelante», dijo el funcionario a los periodistas el miércoles. «Pero también estamos preparados para responder si Rusia avanza con una nueva invasión de Ucrania».

La llamada, solicitada por el presidente ruso Vladimir Putin, se produce antes de las muy esperadas conversaciones de alto nivel en Ginebra el 10 de enero. No se espera que ninguno de los dos presidentes participe en esas conversaciones, dijo el funcionario.

Esta es la segunda llamada de este mes entre los dos mandatarios, quienes también hablaron a principios de diciembre sobre lo que entonces eran unos 70.000 soldados reunidos en el lado ruso de la frontera, según estimaciones de inteligencia de imágenes de satélite. Pero los analistas de inteligencia estadounidenses predicen que Putin planea reunir hasta 175.000 soldados.

El ex embajador de Estados Unidos en Rusia, Michael McFaul, habló con la Voz de América y dijo que «Biden tiene razón al aceptar la solicitud de Putin de una llamada telefónica. Si Putin hizo la solicitud, debe tener un mensaje para transmitir. Pero Biden también debe transmitir sus mensajes”, apuntó.

En primer lugar, Biden debe dejar en claro que las negociaciones serias sobre la seguridad europea deben incluir una agenda mucho más amplia que la propuesta por Putin, incluidas las amenazas rusas a la seguridad, como la anexión de Crimea, el reconocimiento de Osetia del Sur y Abjasia, y las fuerzas rusas que ocupan Ucrania y Georgia. y Moldavia.

“En segundo lugar, Biden debe dejar en claro a Putin que cualquier discusión sobre la seguridad y soberanía de Ucrania debe tener a los ucranianos en la mesa. Quizás Europa necesite un Helsinki 2.0. pero Europa no necesita un Yalta 2.0″, puntualizó McFaul.

Estados Unidos ha reiterado repetidamente su apoyo a Ucrania y ha proporcionado decenas de millones de dólares en asistencia para seguridad. El miércoles, el secretario de Estado, Antony Blinken, habló con el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy.

En un comunicado, Blinken dijo que «reiteró el apoyo inquebrantable de Estados Unidos a la independencia, soberanía e integridad territorial de Ucrania frente al desarrollo militar de Rusia en las fronteras de Ucrania».

La Casa Blanca ha dicho, en repetidas ocasiones, que habrá «consecuencias significativas» si Rusia lo invade. Entre ellos se incluyen duras sanciones económicas y un mayor apoyo de seguridad para Ucrania.

El miércoles, Zelenskiy tuiteó: «Me aseguraron el pleno apoyo (de Estados Unidos a Ucrania) para contrarrestar la agresión rusa», y usó emojis de banderas para indicar los países aliados.

Blinken también habló con los ministros de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, Francia y Alemania sobre la «coordinación para disuadir cualquier agresión rusa contra Ucrania», dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

Los ministros de Relaciones Exteriores occidentales «afirmaron el consenso entre aliados y socios para imponer consecuencias masivas y costos severos a Rusia por tales acciones», dijo Price en un comunicado.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, confirmó la llamada programada para el jueves y agregó que se llevaría a cabo en la noche, hora rusa. El miércoles, el primer ministro ruso, Mikhail Mishustin, llamó a los jefes de estado de los vecinos Armenia, Azerbaiyán y Bielorrusia.

 

 

Latino Public Radio