Los legisladores demócratas insistieron en la urgencia de aprobar un paquete de estímulo, ante conversaciones estancadas por diferencias con republicanos.

Por Alejandra Arredondo

El mismo jueves, en una rueda de prensa en el Capitolio, Schumer y Pelosi urgieron a los legisladores republicanos a apoyar sus proyectos de ley para atender la pandemia, pidiéndoles dejar sus “jueguitos” sobre las elecciones, en referencia al apoyo que algunas figuras del Congreso han mostrado a las denuncias infundadas de fraude promovidas por el presidente Donald Trump.

“Los republicanos deben dejar sus jueguitos sobre una elecciones que el presidente Trump ya perdió y dirigir su atención a lo inmediato: dar alivio a un país atravesando una crisis de salud -por el covid- y económica”, dijo Schumer.

Por su parte, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, reconoció la necesidad de otro paquete de estímulo pero insistió en su propuesta de un presupuesto reducido, que rechazan los demócratas.

“Me imagino que (…) siguen buscando algo dramáticamente más voluminoso. No es algo que crea que nosotros estemos dispuestos a hacer”, dijo el líder republicano a reporteros.

Las disputas dejan poca claridad sobre si se logrará llegar a un acuerdo y aprobar un paquete de estímulo antes del 20 de enero, cuando está previsto que se celebre la toma de posesión Biden, quien ha señalado la pandemia y el alivio económico como dos de sus prioridades.

El control del Senado bajo la nueva administración, no obstante, está todavía por decidirse. Después de que los republicanos se hicieran con al menos 50 escaños en este ciclo electoral, la balanza del legislativo se decidirá en las elecciones a segunda vuelta en Georgia, donde se disputan dos escaños del Senado.