Por Waldo Serrano

El Comando Sur de Estados Unidos informó este jueves que uno de sus barcos “desafió” el excesivo reclamo de aguas territoriales del gobierno en disputa de Venezuela, adentrándose en una zona que corresponde a la navegación internacional.

Un comunicado del Comando Sur explicó que el destructor de misiles guiados USS Pinckney, navegó con éxito por esas aguas internacionales del Mar Caribe.

La nota explicó que la Marina estadounidense disputó los excesivos reclamos de Venezuela el pasado 23 de junio, cuando la nave USS Nitze completó de manera legal y pacífica una operación similar en aguas internacionales fuera de las 12 millas náuticas de aguas territoriales venezolanas.

“El régimen ilegítimo de (Nicolás) Maduro reclama incorrectamente un excesivo control sobre esas aguas internacionales, que se extiendes por tres millas más allá de las 12 millas de mar territorial, una demanda inconsistente con las leyes internacionales”, dijo el Comando Sur.

Agregó que “la Marina estadounidense hace operaciones de libertad de navegación en todo el mundo para demostrar el compromiso de Estados Unidos en mantener los derechos, las libertades, el acceso y el uso legal de las aguas y el espacio aéreo internacionales garantizado a todas las naciones”.

“El acceso global a aguas internacionales protege los intereses nacionales de Estados Unidos, promueve un orden internacional justo y asegura que la Marina estadounidense puede cumplir misiones clave, como la asistencia humanitaria, operaciones de alivio de desastres, respaldo a los esfuerzos antinarcóticos internacionales y ejercicios multinacionales que refuerzas las alianzas regionales”, dijo el comunicado.

El USS Pinckney y otros barcos de la Marina y la Guardia Costera de Estados Unidos actualmente operan en el Caribe como parte de la operación ampliada contra el narcotráfico del presidente Donald Trump, agregó la nota del Comando Sur.

Por su parte, el gobierno en disputa de Venezuela denunció la operación del destructor estadounidense.

En un mensaje de Twitter, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, dijo que “Venezuela denuncia ante la comunidad nacional e internacional el ingreso furtivo en nuestra Zona Contigua, del buque de guerra estadounidense: USS PINCKNEY (DDG-91). Inexcusable acto de provocación que pretende menoscabar nuestra soberanía e integridad territorial. Inexcusable acto de provocación que pretende menoscabar nuestra soberanía e integridad territorial”.