Los estados del extremo sur de EE.UU. han sido especialmente afectados en los últimos días, aunque el presidente Donald Trump dice que el 99% de los casos son “totalmente inofensivos”.

VOA News Por Ken Bredemeier

WASHINGTON D.C. – Funcionarios locales en el sur  de EE.UU. expresaron el domingo nuevas preocupaciones sobre el fuerte aumento en la propagación de la pandemia de coronavirus en los últimos días, incluso mientras el presidente Donald Trump lo ha desestimado como “totalmente inofensivo”.

La alcaldesa Kate Gallego en la ciudad occidental de Phoenix, Arizona, dijo al programa “This Week” de ABC News, “Abrimos (negocios locales) demasiado pronto” después de que inicialmente cerraron en marzo y abril.

“Estamos en una crisis”, dijo, con un total de 59,000 personas infectadas en la ciudad de 1.7 millones de personas. Gallego afirmó que los sitios de prueba de coronavirus “están abrumados”.

Estados Unidos ha registrado más de 50,000 nuevos casos de coronavirus en varios de los días recientes, principalmente en una fila de estados del sur que evitaron un gran brote de casos en marzo y abril, cuando las ciudades en la parte noreste del país, especialmente la ciudad de Nueva York, fueron duramente golpeadas y ahora tienen muchos menos casos.

Florida, el estado más al sudeste de EE.UU., registró más de 11,400 casos nuevos el sábado, mientras algunas grandes ciudades en EE.UU. realizaron celebraciones anuales por el Día de la Independencia, incluso cuando decenas de comunidades más pequeñas cancelaron las suyas por temor a que la gente propague el virus.

“No hay duda de que cuando abrimos, la gente comenzó a socializar” nuevamente en lugares públicos, lo que llevó al nuevo aumento de las infecciones, dijo el alcalde Francis Suárez Miami, Florida, a la cadena de televisión ABC.  Suárez llamó al gran aumento de las infecciones “extremadamente peor”, pero dijo que “si las personas usan una máscara, hay una buena posibilidad de que reduzcamos la propagación”.

El condado de Harris, en Texas, en el área metropolitana de Houston, registró casi una cuarta parte de su total de 35,000 casos de coronavirus el sábado.

La jueza del condado de Harris, Lina Hidalgo, dijo a ABC: “Las ilusiones no son buenas políticas públicas ni políticas de salud. Lo que debemos hacer es lo que funciona: quedarse en casa. Necesitamos ser proactivos”.

Pero  el presidente Trump, en un discurso en una fiesta en la Casa Blanca que organizó el sábado por la noche, dijo que “el 99%” de los nuevos casos son “totalmente inofensivos”, una afirmación dudosa cuando las hospitalizaciones de pacientes enfermos aumentan drásticamente, a pesar de que las personas más jóvenes infectadas ahora generalmente recuperándose dentro de un tiempo. En total, casi 130,000 estadounidenses han muerto por el virus y más de 2.8 millones han sido infectados, con ambas cifras consideradas como las más grandes del mundo.

Trump, que enfrenta una difícil contienda de reelección en noviembre frente al ex vicepresidente Joe Biden, continuó prediciendo que pronto se descubrirá una vacuna contra el coronavirus.

“Quiero enviar nuestro agradecimiento a los científicos e investigadores de todo el país e incluso de todo el mundo que están a la vanguardia de nuestro esfuerzo histórico para desarrollar y entregar rápidamente tratamientos que salven vidas y, en última instancia, una vacuna”, dijo el mandatario. “Estamos desencadenando la brillantez científica de nuestra nación y probablemente tendremos una solución terapéutica y / o de vacuna mucho antes de fin de año”.

Pero el comisionado de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés), Stephen Hahn, le dijo a ABC: “No puedo predecir cuándo estará disponible una vacuna”. Dijo que la FDA actualmente está monitoreando 141 ensayos clínicos de posibles tratamientos terapéuticos contra la COVID-19.

“Nuestra promesa solemne al pueblo estadounidense es que tomaremos una decisión basada en los datos y la ciencia sobre una vacuna con respecto a la seguridad y eficacia de esa vacuna”, dijo Hahn. “Cuando esos datos estén disponibles, y espero que esos datos estén disponibles más temprano que tarde, haremos ese juicio en base a esos datos y esa ciencia”.

Pero dijo que era “preocupante” que una encuesta reciente del Washington Post-ABC mostrara que el 27% de los estadounidenses rechazaría o ignoraría los pedidos de los funcionarios de salud pública para vacunarse.

Ashish Jha, director del Instituto de Salud Global de Harvard, dijo en el programa “Fox News Sunday”: “Estoy muy optimista de que vamos a tener (una vacuna) a principios de 2021”.

Pero Jha dijo que podría pasar un año antes de que se produzcan suficientes dosis de una vacuna para inocular a miles de millones de personas en todo el mundo.