Por Voz de América

El gobernador del estado de Minnesota movilizó a parte de la Guardia Nacional el jueves, una acción que fue secundada por el presidente Donald Trump. Ahora será este contingente en pleno, es decir, unos 1.700 reservistas, el que patrullará las calles de las ‘ciudades gemelas’: Minneapolis y Saint Paul.

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, llamó el sábado a la movilización total de la Guardia Nacional para hacer frente a lo que llamó un grupo “fuertemente controlado” de manifestantes procedente de otros estados, que han protagonizado saqueos e incendios, así como otros actos de violencia en las ciudades de Minneapolis y Saint Paul.

La violencia estalló por cuarta noche consecutiva en Minneapolis y en su ciudad gemela, Saint Paul, el viernes, en protesta por la muerte de George Floyd, un hombre afroamericano que falleció estando bajo custodia de un oficial de policía blanco. El oficial, Derek Chauvin, presionó su rodilla contra el cuello de Floyd cuando éste yacía en el suelo repitiendo, una y otra vez: “No puedo respirar”.

El vídeo del incidente se ha visto en todo el mundo y ha provocado una gran indignación a lo largo del país.

“Esto no es una pena, y esto no es una declaración [sobre la muerte de Floyd], que reconocemos que necesita ser reparada. Esto es peligroso (…). Os tenéis que ir a casa”, exhortó Walz durante una conferencia de prensa.

Walz dijo que sabía de informes no confirmados de que multitudes de supremacistas blancos están explotando los altercados en Minneapolis para provocar más caos

El gobernador sugirió que agitadores organizados procedentes de fuera del estado -incluidos supremacistas blancos, anarquistas y personas asociadas con los cárteles de la droga- eran responsables de parte de la violencia.

“La gran cantidad de manifestantes ha hecho que sea imposible realizar arrestos coherentes”, dijo Walz. “La capacidad de poder realizar acciones ofensivas se redujo considerablemente” por el alcance aparente y la naturaleza organizada de la violencia.

El gobernador también dijo que “lo aterrador es que esto se parece más a una operación militar ahora que se observa a los cabecillas moviéndose de un lugar a otro”.

Tras declarar que Minneapolis y Saint Paul “están bajo asalto”, Walz ordenó la movilización total de la Guardia Nacional del estado, aumentando así su presencia más allá de los 700 soldados que ya habían sido desplegados. El mayor general Jon Jensen de la Guardia Nacional de Minnesota dijo que habrá más de 1,700 Guardias Nacionales en el área para el domingo.

El gobernador agregó que está colaborando con el gobierno federal para recopilar información sobre quién participa en la violencia y si son miembros de grupos organizados, o no.