Hasta el martes, más de dos tercios de los fallecidos eran residentes de hogares de ancianos.