VOA News

Sería el primer caso judicial en EE.UU. contra intentos de defraudar al gobierno, tras los pagos millonarios como estímulo a pequeñas empresas que han mantenido en servicio a sus empleados en medio de la pandemia del coronavirus.

Dos hombres de negocios fueron acusados este martes en el Distrito de Rhode Island por supuestamente presentar solicitudes de préstamos bancarios y buscar –infructuosamente- hacerse con “más de medio millón de dólares en préstamos perdonables”, liberados recientemente por el gobierno de Estados Unidos.

David A. Staveley, alias Kurt D. Sanborn, de 52 años, de Andover, Massachusetts, y David Butziger, de 51 años, de Warwick, Rhode Island, fingieron tener decenas de empleados para recibir la compensación de la Administración de Pequeñas Empresas (SBA, por sus siglas en inglés) para ayuda por la pandemia de la COVID-19, según indica un comunicado del Departamento de Justicia.

La entidad dijo que los inculpados dijeron tener docenas de empleados que ganan salarios en cuatro negocios diferentes cuando, de hecho, no había empleados trabajando para ninguna de las empresas.

“Cada dólar robado del Programa de Protección de Cheques de Pago viene a expensas de los empleados y propietarios de pequeñas empresas que están trabajando arduamente para superar estos tiempos difíciles”, dijo el Fiscal General Adjunto Brian A. Benczkowski, de la División Criminal del Departamento de Justicia.

Ambos están acusados mediante una denuncia penal federal por conspiración para hacer declaraciones falsas para influir en la SBA y conspiración para cometer fraude bancario. Además, Staveley está acusado de robo de identidad agravado y está acusado de fraude bancario por la reclamación de 438.500 dólares como reclamo de solicitudes de préstamo.

“Las presuntas acciones de los acusados Staveley y Butziger son criminalmente reprensibles”, dijo la agente especial a cargo Kristina O’Connell, de Investigación Criminal del Servicio de Impuestos Internos (IRS-CI, por sus siglas en inglés).