Además de exigir este aislamiento, también ha prohibido la entrada a quienes hayan estado en ciertas zonas de China, Corea del Sur, Irán, Italia, San Marino, España, Suiza e Islandia.

Japón exigirá a todas las personas que lleguen desde Estados Unidos que se sometan a una cuarentena de 14 días como medida para contener la propagación del nuevo coronavirus, anunció este lunes (23.03.2020) el primer ministro nipón, Shinzo Abe.

La medida -que también afecta a quienes tengan ciudadanía nipona- se aplicará a partir del jueves 26 de marzo y está en línea con las restricciones impuestas anteriormente sobre viajeros que hayan estado en China, Corea del Sur o la mayor parte de Europa.

Durante las dos semanas de aislamiento, las personas deberán pasar en su residencia u hotel y se les pedirá que eviten el uso del transporte público.  Además de exigir cuarentena, Japón ha prohibido la entrada de personas no japonesas que lleguen -o hayan estado en las dos semanas anteriores- en ciertas zonas de China, Corea del Sur, Irán, Italia, San Marino, España, Suiza e Islandia. 

El anuncio se produjo después de que el Gobierno japonés elevara el nivel de alerta en el país norteamericano por el virus y desaconsejara a sus ciudadanos hacer viajes no esenciales a Estados Unidos, donde se han confirmado más de 30.000 casos y centenares de muertes.

Por su parte, el Departamento de Estado estadounidense ha recomendado a sus ciudadanos que eviten viajes internacionales, tras elevar el nivel de alerta sanitaria global por la propagación mundial en curso del COVID-19, que ha dejado hasta el momento más de 300.000 contagiados y más de 13.000 muertes confirmadas.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos también ha elevado al máximo su alerta por la COVID-19 (la enfermedad respiratoria causada por el coronavirus SARS-CoV-2) en Japón, donde los casos siguen aumentado.

Con más de 100 casos diagnosticados en Tokio, la gobernadora de la capital nipona, Yuriko Koike, ha dicho que la metrópolis está “en una fase crítica” y ha pedido la suspensión o aplazamiento de eventos a gran escala al menos hasta el 12 de abril.

“Estamos tratando de evitar un incremento explosivo de los casos que desencadenaría un bloqueo. La petición puede causar inconvenientes, pero nos gustaría pedir cooperación”, expresó Koike en una rueda de prensa.