VOA News

WASHINGTON — 

La cerca que rodea la Casa Blanca está en un proceso de reemplazo bajo la dirección del Servicio Secreto y el Servicio Nacional de Parques de Estados Unidos.

El cambio tiene lugar después de una serie de incidentes de seguridad durante varios años, entre ellos el de un hombre de Texas que escaló la cerca y logró llegar hasta la Casa Blanca antes de ser detenido.

Actualmente, una barrera blanca temporal impide a los turistas la vista de la mansión presidencial mientras se instala la nueva cerca.

La primera parte del proceso ya está terminado. Una cerca de casi cuatro metros, casi el doble de la que había hasta ahora. Los barrotes son más gruesos y más fuertes, e incorporan una tecnología contra escaladores e intrusiones.

“Le da cierta protección contra explosiones y embestidas”, dijo Thomas Luebke, secretario de la Comisión Estadounidense de las Bellas Artes, quien asesoró al Servicio Secreto y el Servicio de Parques sobre la estética del diseño de la cerca.

El cambio es grande si se compara con la primera cerca de la Casa Blanca, que era de madera y fue erigida por Thomas Jefferson a principios del siglo 19. Años después, esta fue reemplazada por un muro de piedra. Para 1819, algunas partes de la cerca eran de hierro y secciones aún en uso datan de alrededor de 1830.