El Comité Olímpico Internacional (COI) envió una carta al Comité Olímpico Nacional Italiano (CONI) para alertarle sobre un proyecto de ley que pondría en tela de juicio la independencia del CONI del gobierno italiano.

En una carta desvelada el martes por el diario Corriere della Sera, el COI expresa “serias preocupaciones” sobre el proyecto de decreto-ley que, de ser adoptado, “afectaría claramente a la autonomía del CONI”.

“Pertenecer al movimiento olímpico exige cumplir la Carta Olímpica”, recuerda el COI, que piensa que la adopción de este texto llevaría a considerar a la organización “no conforme a los principios de la Carta Olímpica”.

En su carta, enviada a Giovanni Malago, presidente del CONI, James Macleod, director de relaciones con los Comités Nacionales Olímpicos (CNO), sugiere enmiendas al proyecto de decreto y señala que el CONI no debería, como prevé el texto inicial, “ser reorganizado por decisiones unilaterales del gobierno”.

El COI propone a su vez la celebración, “esta semana”, de una reunión con el CONI en Lausana, para “ayudar a arreglar la situación”. Contactada por la agencia francesad e noticias AFP, una fuente cercana al CONI consideró que “la situación es complicada”.

El COI recuerda igualmente el contenido del artículo 27.9 de la Carta Olímpica, que prevé que, en caso de transgresión de la carta, la comisión ejecutiva del COI puede tomar “todas las decisiones apropiadas para la protección del Movimiento Olímpico en el país de un CNO, especialmente la suspensión o la retirada de reconocimiento de dicho CNO”, si la constitución, la legislación u otras regulaciones en vigor en ese país, o todo acto de un organismo gubernamental o de otra entidad, acaban por “obstaculizar la actividad del CNO”.

Este caso tiene lugar menos de dos meses después de la designación a finales de junio de Milán-Cortina d’Ampezzo para la organización de los Juegos Olímpicos de Invierno-2026, por delante de Estocolmo.

En 2015, por un caso de intromisión, el COI suspendió al Comité Olímpico de Kuwait. Sus deportistas tuvieron que participar bajo bandera neutra en Rio-2016, antes de que la suspensión se levantara el pasado julio.