El presidenteDonald Trump habla con periodistas sobre política fronteriza durante un evento de recaudación de fondos en San Antonio, Texas. Abril 10, 2019.

VOA NEWS – Steve Herman

El presidente Donald Trump dice que será necesario enviar más tropas a la frontera sur del país porque demasiadas personas peligrosas están ingresando ilegalmente a los Estados Unidos.

“Voy a tener que llamar a más militares. Nuestros militares, no lo olviden, no pueden actuar como lo haría un militar. Porque si se pusieran un poco bruscos, todos se volverían locos”, dijo Trump, en Texas a periodistas durante una reunión con rancheros que se quejaron con él sobre la amenaza constante de los intrusos en sus propiedades.

El secretario interino de Defensa, Pat Shanahan, a quien los periodistas le preguntaron sobre un posible despliegue multianual de tropas en la frontera, dijo que había estado hablando extensamente sobre eso con el presidente del Estado Mayor Conjunto.

“Espero que en breve recibamos otra solicitud de asistencia”, dijo Shanahan.

Trump, en San Antonio, culpó específicamente del problema a los gobiernos de Honduras, Guatemala, El Salvador y Colombia.

“Esos países están enviando a los duros, están enviando a los pandilleros”, dijo.

“Te matarán, se llevarán tu camión, a veces robarán tu casa. ¿Quién demonios puede vivir así?” preguntó Trump, sentado en una habitación rodeada de políticos y dueños de propiedades republicanos.

Trump contrastó a los migrantes de América Central y del Sur con el número ahora menor de mexicanos que cruzan la frontera ilegalmente.

“La gente de México, entra y ayuda con la agricultura y sale, no hay problema”, según Trump.

El presidente Donald Trump habla con periodistas antes de partir de la Casa Blanca para un evento político en San Antonio Texas. Abril 10, 2019.
El presidente Donald Trump habla con periodistas antes de partir de la Casa Blanca para un evento político en San Antonio Texas. Abril 10, 2019.

El presidente llamó a un grupo de reporteros que viajaban con él al evento, al que no estaba programado que asistieran. También aprovechó la oportunidad para expresar de nuevo su insatisfacción con la cobertura de los problemas de inmigración y su búsqueda para erigir nuevas cercas y muros en la frontera de Estados Unidos con México.

“Rompimos un muro que no servía, era inútil y construimos uno nuevo”, dijo Trump, quejándose de que “algunos de ellos dijeron que no construimos un muro”.

Después de explicar que la nueva parte del muro en Calexico, California, era “mi diseño”, Trump dijo a los periodistas: “Son personas deshonestas, muchos de ustedes”.

El presidente agregó: “Sería genial si escribieras una historia directa y que el mundo lo sepa”.

Trump agregó: “Nadie tiene idea de lo malo que ha sido durante muchos años”.

Según el presidente, todos los rancheros el miércoles le dijeron que “encuentran cuerpos por todo el campo, incluidas muchas mujeres embarazadas”.

La culpa de no poder rectificar la situación recae en los demócratas, según Trump, quien dijo que hay “leyes horribles que los demócratas no cambiarán. Y creo que pagarán un precio muy alto en 2020”.

Trump se enfrenta a un desafío de reelección el próximo año. En la actualidad, cerca de 20 miembros del Partido Demócrata buscan enfrentarlo en las elecciones generales del próximo noviembre.

El presidente negó que los comentarios, que hizo con participantes a un almuerzo político de recaudación de fondos, fueron posturas de campaña.

Trump dijo, más bien, que está publicitando el tema desde un punto de vista humanitario.

El asistente sénior de la Casa Blanca Stephen Miller, izquierda, escucha al presidente Donald Trump hablar durante una mesa redonda sobre seguridad en la frontera con líderes locales en la Casa Blanca, el 11 de enero de 2019.
El asistente sénior de la Casa Blanca Stephen Miller, izquierda, escucha al presidente Donald Trump hablar durante una mesa redonda sobre seguridad en la frontera con líderes locales en la Casa Blanca, el 11 de enero de 2019.

Más temprano en el día, al salir de la Casa Blanca para su viaje de un día a Texas, Trump dijo que él es el único responsable de su política de inmigración.

El presidente hizo el comentario cuando se le preguntó sobre la influencia de su asistente, Stephen Miller, considerado como un instrumento en la formación de la postura del gobierno sobre la inmigración y la seguridad fronteriza.

Se ha especulado que Trump podría querer que Miller suceda a la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, quien anunció su renuncia.

Trump elogió a Miller, un pararrayos de las críticas de la postura de línea dura de la administración, como un “hombre excelente” y un “hombre brillante”, y agregó: “Francamente, solo hay una persona que lo dirige: ¿Saben quién es? yo.

“Trump seleccionó al Comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos, Kevin McAleenan, para que actúe como secretario interino del DHS. Cuando se le preguntó si podría nominar a McAleenan para el puesto permanente, el presidente respondió que le gusta McAleenan “mucho” y que “podría suceder”.

Colaboración Jeff Seldin