WASHINGTON, D.C. – La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE.UU. (U.S. Consumer Product Safety Commission, CPSC) y Fisher-Price alertan a los consumidores sobre el Fisher-Price Rock ‘n Play debido a reportes de muertes cuando bebés se voltean en el producto. Según la literatura médica, los bebés suelen empezar a rodar sobre sí mismos a los 3 meses. La CPSC tiene conocimiento de 10 muertes de bebés en el Rock ‘n Play que han ocurrido desde 2015, después de que los bebés rodaron de estar de espaldas hasta quedar sobre el estómago o de costado, sin estar sujetos. Los 10 niños tenían 3 meses de nacidos o más. 

Debido a que las muertes continúan ocurriendo, la CPSC está recomendando a los consumidores que dejen de usar el producto a los tres meses de edad, o tan pronto como el bebé muestre la capacidad de voltearse. La CPSC ha advertido anteriormente a los consumidores que usen sujetadores en productos para dormir a un bebé inclinado.

Fisher-Price advierte a los consumidores que dejen de usar el producto cuando los bebés puedan rodar sobre sí mismos, pero las muertes reportadas muestran que algunos consumidores siguen usando el producto cuando los bebés son capaces de voltearse y sin usar el arnés de sujeción de tres puntos.

La CPSC y Fisher-Price recuerdan a los consumidores que deben crear un entorno para dormir que sea seguro para los bebés, ya sea usando una cuna, un moisés, un corral o un producto para dormir inclinado: nunca añada mantas, almohadas, muñecos de peluche u otros artículos al lugar donde el bebé duerme; y siempre ponga al bebé a dormir boca arriba. 

La Comisión votó a favor de publicar un hallazgo de que la salud y la seguridad del público requieren una notificación inmediat