Voz de América


El presidente Donald Trump ha amenazado a México hasta con el cierre de la frontera, como parte de su intento por parar la emigración irregular, un tema clave desde su campaña electoral en 2016.

El presidente Donald Trump viaja el viernes a la zona fronteriza de Calexico, en California, un día después de amenazar con imponer aranceles a las importaciones de automóviles desde México, a menos que el gobierno del país haga más para detener la inmigración ilegal y el narcotráfico.

Fue la más reciente advertencia al vecino del sur para que refuerce la seguridad de la frontera, un tema clave desde su campaña electoral en 2016.

Con la declaración del jueves pareció suavizar su postura desde la amenaza de cerrar la frontera para detener una oleada de migrantes de América Central. El espectro de aranceles del 25 por ciento a los automóviles, fue planteado por Trump como una posible herramienta que podría usar para obligar a México a detener los cruces ilegales y la entrada de drogas al país.

“La única cosa, francamente, mejor pero menos drástica que cerrar la frontera es poner aranceles a los autos que entran, y lo haré. Saben que lo haré. No estoy jugando. Lo haré. Así que lo estamos haciendo para detener a la gente. Les daremos una advertencia por un año”, indicó Trump.

El presidente generó pánico en la comunidad de negocios estadounidense el viernes pasado al decir que cerraría la frontera esta semana para lidiar con un aumento de migrantes desde América Central, pero desde entonces se ha alejado de dicha amenaza.

A pesar de la retórica de Trump sobre la inmigración, su asesor principal y yerno, Jared Kushner, está trabajando en una propuesta para aumentar la cantidad de trabajadores poco calificados y altamente calificados admitidos en el país cada año.

A mediados de febrero Trump viajó a la frontera en El Paso, Texas, donde insistió sobre la necesidad de construir el muro fronterizo.

Previo a la visita de Trump a la frontera, el activista y fundador del grupo Ángeles sin Fronteras, Sergio Tamai, dijo a medios locales que etá prevista una protesta en la zona que será visitada.

“Ahora sí que no nos podemos quedar callados, claro que no vamos a manifestar y vamos a la garita aquí en zona centro (…) alrededor de las 10-11 de la mañana (del viernes ) nos vamos a movilizar”, anunció Tamai.

El activista dijo que la protesta es pacífica y busca decirle a Trump que México es su amigo, no su enemigo y que los trabajadores que van de México a Estados Unidos son en su mayoría gente de bien.