Voz de América

La senadora Elizabeth Warren tomó el lunes un primer paso en el inicio de una campaña altamente anticipada para la presidencia, a la espera de que su reputación como una luchadora populista la ayude a navegar unas primarias demócratas que podría tener dos docenas de candidatos.

“Sin importar nuestras diferencias, la mayoría de nosotros queremos lo mismo”, dijo la demócrata de 69 años en un video que subraya la historia de su familia en Oklahoma. “Poder trabajar duro , jugar bajo las mismas reglas y cuidar de las personas que amamos. Lucho por eso y es por ello que hoy lanzo mi comité exploratorio para la presidencia”, indicó.

Warren irrumpió en la escena nacional hace una década durante la crisis financiera con pedidos de mayor protección de los consumidores.

Rápidamente se convirtió en una de las liberales más prominentes del partido, incluso cuando a veces luchaba con los funcionarios del gobierno de Obama por su respuesta a la crisis del mercado.

Ahora, como una posible candidata presidencial, trata de apelar a las bases del partido. Su video hace énfasis en las dificultades económicas que enfrentan las minorías raciales y étnicas junto con imágenes de la marcha de las mujeres y Warren participando en un evento LGTB.

En un email enviado a sus seguidores, Warren dijo que anunciara de manera más formal su campaña a principios del 2019.

Warren es la demócrata más destacada hasta ahora para tomar pasos hacia una candidatura presidencial y ha sido durante mucho tiempo un objeto de burla favorito del presidente Donald Trump.

A mediados de diciembre, el ex jefe de vivienda del expresidente Barack Obama, Julián Castro, también anunció un comité exploratorio presidencial, que legalmente permite que los posibles candidatos comiencen a recaudar fondos.

El representante saliente de Maryland, John Delaney, es el único demócrata que ha anunciado oficialmente una campaña presidencial.

Pero es probable que eso cambie rápidamente en el nuevo año, a medida que otros demócratas destacados tomen medidas para postularse a la Casa Blanca.

Warren ingresa a un escenario demócrata que se perfila como el mayor número de candidatos en décadas, con muchos de sus colegas del Senado que sopesan abiertamente sus propias campañas, así como gobernadores, alcaldes y otros ciudadanos prominentes.

Uno de sus competidores más importantes podría ser el senador Bernie Sanders, un independiente de Vermont que está mirando otra carrera presidencial aprovechando la misma retórica populista.

También tendría que superar la polémica revelación en octubre de una prueba de ADN que buscaba apoyar su reinvindicación de ser nativa americana. La decisión buscaba refutar las burlas de Trump, quien llamaba a Warren ‘Pocahontas’.

En cambio, el uso de una prueba genética para demostrar su origen étnico provocó una controversia ya que su críticos alegaban que ella buscaba contundir cualquier discusión que se intentara presentar. No se mencionó directamente en el video publicado el lunes.

Warren tiene el beneficio de tener un nombre más reconocido que muchos otros en la candidatura demócrata para el 2020, gracias a sus años como crítica prominente de Wall Street, quien originalmente concibió lo que se convirtió en la Oficina de Protección Financiera del Consumidor del gobierno.