Por María Carolina Piña RFI

El director mexicano se llevó la estatuilla dorada como Mejor director por su cinta “El renacido”, convirtiéndose en el tercer director en la historia en ganar dos veces consecutivas este galardón. De su lado, el actor Leonardo Di Caprio se alzó con el primer Oscar de su carrera. “Spotlight” fue la Mejor película.

“Gracias a la Academia, no puedo creer que esto esté ocurriendo”, expresó Alejandro González Iñárritu después de recibir el domingo en la noche el segundo Oscar de su carrera como Mejor director.

El mexicano, quien confirmó todos los pronósticos, entró en la leyenda de Hollywood al llevarse el máximo galardón del séptimo arte mundial por segundo año consecutivo, por “The Revenant” (El renacido), un western filmado en condiciones extremas sobre Hugh Grass, un explorador y cazador atacado por salvajemente por un oso.

Iñárritu, a quien muchos llaman cariñosamente “El negro”, tardó cinco años en escribir esta impactante historia de venganza y supervivencia, y casi 10 meses en filmarla. Con el Oscar alcanzado el domingo en la noche, el mexicano se convierte en el terce director de la historia en ganar dos veces consecutivas esta estatuilla, luego de John Ford (1941 y 1942) y Joseph L. Mankiewiccz (1950 y 1951). Iñárritu ganó su primera estuilla el año pasado por “Birmand”. Pero además, Iñárritu afianza la hegemonia de los directores mexicanos en Hollywood: en las tres últimas ocasiones, los premios al Mejor director han sido para Alfonso Cuarón (Gravity, 2014) y González Iñárritu (2015 y 2016).

La noche también fue dorada para el actor Leonardo Di Caprio, protagonista de “The Revenant”, quien se alzó con un primer y muy merecido Oscar, tras varias nominaciones. A la hora de recoger su recompensa, el actor aprovechó la ocasión para hablar de la necesidad de contener el cambio climático, causa de defiende Di Caprio desde hace años.

“El cambio climático es real, está sucediendo ahora. Es la amenaza más urgente que enfrentan nuestras especies, necesitamos trabajar unidos y no dejar más las cosas para luego”, pidió el actor de 41 años.

“El Renacido” que llegaba a la 88ª ceremonia de los Oscar con 12 nominaciones pero dejó escapar el galardón más codiciado, el de Mejor Película que fue para “Spotlight” de Tom Carthy, cinta basada en una investigación periodística sobre los crímenes pedófilos en el seno de la iglesia.

Esta película dio voz a los supervivientes. Y este Oscar amplifica su voz, lo cual esperamos se convierta en un coro que resuene y llegue hasta el Vaticano”, dijo Michael Sugar, uno de sus productores, sobre el escenario del teatro Dolby. “Papa Francisco: es tiempo de proteger a los niños y restaurar nuestra fe”, agregó.

Esta ceremonia estuvo antecedida por otra viva polémica sobre la falta de diversidad en Hollywood que denunciaron algunos actores de color como Will Smith, lo que provocó el boicot de varias personalidades.

En la categoría Mejor actriz la ganadora fue Brie Larson por “Room”. Mark Rymance y Alicia Vikander se llevaron los premios a los mejores actores de reparto por “Bridge of Spies” y “The Danish Girl”, respectivamente.

Chile festejó por todo lo alto el triunfo de “Historia de un oso”, un cortometraje de animación sobre un viejo oso que sale todos los días a la esquina de una transitada calle.

“Quiero dedicárselo a mi abuelo, que fue quien inspiró esta historia”, dijo su cineasta Gabriel Osorio. “¡Viva Chile!”, gritó el codirector, Pato Escala.

Colombia se quedó en cambio con las ganas de celebrar su primer Óscar a Mejor película de habla no inglesa por “El abrazo de la serpiente”, que terminó en manos de la húngara “El hijo de Saúl”, ambientada en el horror del campo de concentración de Auschwitz.

Otro mexicano Emmanuel Lubezki, maestro de la luz y el plano secuencia, se convirtió de su lado en el primer fotógrafo de la historia de Hollywood que gana tres Oscar de forma consecutiva.